Compartir

Los jefes de bloque de los partidos y movimientos políticos al interior de la Asamblea se reunirán el próximo miércoles para definir la situación de la Comisión de Fiscalización, que se encuentra en medio de cuestionamientos tras dejar en el limbo, el pasado 16 de julio, la iniciativa de juicio político al superintendente de Bancos, Christian Cruz.

Flickr: Asamblea Nacional

Aquella noche se sometió a votación un informe de más de cien páginas. El resultado fue de seis votos a favor, dos en contra, dos abstenciones, y dos ausencias.

Al día siguiente, el pleno de la Asamblea Nacional rechazó la propuesta del legislador de Pastaza Raúl Tello para la reconformación de la Comisión de Fiscalización. El rechazo se dio con 60 votos afirmativos, 33 negativos y 27 abstenciones, quedándose a un voto del necesario para ser incluida en el orden del día.

A decir del asambleísta del PSC, Henry Cucalón, no solo la Comisión de Fiscalización viola los plazos para calificar el proceso de juicio político, pues también lo hacen las autoridades, la Presidencia de la Asamblea y el Consejo de Administración Legislativa (CAL).

Cucalón indicó la mañana de este lunes que se suma a la indignación de que no hayan prosperado los juicios políticos en la Comisión. “Vamos a ver de qué se trata, de qué versa la reunión, pero yo también me sumo a la indignación ciudadana, de que no hayan prosperado los procesos politicos de fiscalización.

Así mismo, desconoce cuándo se tramitará el proceso contra la exministra de Relaciones Exteriores María Fernanda Espinosa. “Ya los plazos que da la Ley se violentaron hace bastante tiempo, así es que ya que se están echando la culpa, que la asuman completa ante la ciudadanía”, dijo el socialcristiano.

El asambleísta Homero Castanier (CREO) indicó que le da vergüenza asistir a la reunión para tratar sobre la comisión a la cual pertenece, y en donde -según indicó- los aportes que se dan van a parar a la basura.

“Me parece un hecho insostenible, yo no tengo ni deseos de asistir a esa Comisión, en el sentido de que el trabajo que hacen, los aportes que uno da son botados al tacho de basura con votaciones misteriosas y actuaciones de asambleístas como cómplices y encubridores”.

Si no hay el escenario, el pleno de la Asamblea, como máximo órgano del Legislativo, y el CAL, que está en la capacidad de dar atribuciones, de tomar decisiones idóneas para darle viabilidad y trabajo a la Asamblea Nacional, tienen que tomar una decisión de reestructurar las comisiones.

Fuente: El Universo