Una jueza federal ordenó testificar ante el Congreso al exasesor de la Casa Blanca Donald McGahn, uno de los principales testigos en la investigación sobre posible obstrucción a la justicia por parte del presidente Donald Trump.

La jueza Brown explicó que en los últimos 250 años de la historia de Estados Unidos es que los presidentes no son reyes. Créditos: CNN

La decisión, que posiblemente sea apelada, puede ser tomada como precedente para otros funcionarios de la Casa Blanca que hasta el momento han evitado testificar en el Congreso y tener implicaciones en aquellos testigos que sean llamados en el marco de la investigación de juicio político a Trump.

Asimismo, el fallo de la jueza Ketanji Brown Jackson, rechaza el argumento del gobierno de Trump respecto a que los funcionarios de alto rango de la Casa Blanca son inmunes a los pedidos de comparecencia e información del Congreso.

“Los funcionarios de la rama Ejecutiva no son absolutamente inmunes a un proceso obligatorio en el Congreso, no importa cuántas veces la rama Ejecutiva haya dicho eso durante los años, aún si el presidente ordena expresamente no cumplir a esos oficiales“, escribió la jueza.

McGahn, quien dejó su cargo en octubre de 2018, desafió en mayo pasado un pedido del comité Judicial de la Cámara de Representantes liderada por los demócratas. Ese comité había extendido al exasesor un pedido de comparecencia meses antes de que fuese abierta la investigación del juicio político a Trump por las acciones del presidente respecto a Ucrania.

El comité Judicial demandó a McGahn en agosto en un intento por hacer cumplir su pedido. “En pocas palabras, la principal conclusión de los últimos 250 años de la historia de Estados Unidos es que los presidentes no son reyes“, escribió Jackson.

Fuente: CNN – Aliado estratégico FmMundo