Compartir

Justin Timberlake actuó la noche del domingo, por tercera vez en su carrera, en el show de mediotiempo del Super Bowl.

Instagram Oficial

Esta vez ante 60 mil asistentes reunidos en el US Bank Stadium de Minneapolis, el cantante y actor de 37 años le apostó a una actuación pletórica de ritmo y bailes donde lo más sobresaliente fue la aparición del desaparecido genio de Minneapolis, Prince, mediante el uso de un holograma en la ejecución al piano del tema “I will die 4 u”, con imágenes del músico fallecido en 2016, proyectadas en una pantalla larga.
Aunque previamente la familia de Prince negó que se usaría un holograma para el espectáculo musical del Súper Tazón, Timberlake se valió del hijo pródigo de ese lugar para ofrecer el momento más memorable de su performance.