Compartir

En un intento por "mejorarse" tras ser acusado de acoso y abuso sexual a diversos trabajadores de Hollywood, Kevin Spacey decidió ingresar a una clínica de rehabilitación para recibir terapia.

Shutterstock

Pero el oscarizado protagonista de “Belleza Americana” no está solo, porque en él también se encuentra otro personaje: el productor Harvey Weinstein, acusado de los mismos delitos por más de una treintena de mujeres.
Ambos personajes pasan sus días en The Meadows, un centro de rehabilitación ubicado en el desértico estado de Arizona (EE.UU.), donde el tratamiento tiene un costo mensual de 36 mil dólares.
Spacey, de 58 años, ingresó el fin de semana y está sometido a un programa de 45 días que lleva por nombre Gentle Path.