Compartir

La actual administración del Legislativo prohibió los viajes parlamentarios en concordancia con el pedido de austeridad del presidente Lenín Moreno. Hay ahorro de subvenciones y pasajes.

El Telégrafo

Viajar siempre es un placer. Más todavía si alguien invita o paga una institución. Los honorables padres de la patria hicieron maletas para representar a la Asamblea en el exterior en encuentros, seminarios o cumbres. Para esos periplos de trabajo por el mundo también se requiere dinero para pagar el hotel, la alimentación y la movilización local.

Según una información de la página web de la Asamblea, en el período del 2013 al 30 de abril de 2018, el Parlamento desembolsó un total de $ 135.854 por viáticos para una lista de 11 legisladores que fueron los más viajeros. Esta suma no incluye los pasajes aéreos a los distintos destinos del planeta.

La que encabeza la lista es María Augusta Calle, de Alianza PAIS (AP), expresidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales y actual embajadora de Ecuador en Cuba, con $ 30.276,25. Viajó a Panamá, México DF, Santiago de Chile, Roma y Ginebra. Le sigue Fernando Bustamante, exasambleísta de AP, con $ 21.723,50. Se trasladó a Nueva York, Ottawa, Sídney y Ginebra. Otro que recibió una cantidad considerable de viáticos fue Virgilio Hernández, exlegislador de AP, hoy del grupo correísta.

A él le entregaron $ 19.786 para gastos de sus viajes. Fue a Panamá porque era miembro del Parlamento Latinoamericano, También a Montevideo, Buenos Aires, México DF, y Bielorrusia. En el cuarto lugar está Gabriela Rivadeneira, ex-AP, expresidenta de la Asamblea y actual integrante del grupo Revolución Ciudadana (RC).

Ella recibió $ 18.972,75 y viajó a Panamá, Buenos Aires, Montevideo, La Habana, Moscú y Bielorrusia. Para el legislador de SUMA, Sebastián Palacios, los excesos en los 10 años de correísmo fueron una constante y la Asamblea no ha sido la excepción.

“¿Pero cuáles fueron los resultados de esos viajes? En las instituciones públicas se debe presentar informes con los logros y resultados en el exterior para justificar los viáticos que recibieron”, puntualizó a el Telégrafo.

En quinto lugar de esta lista “top ten” se encuentra la exparlamentaria oficialista y actual subsecretaria de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, Ximena Ponce. A ella le dieron $ 16.321,20. Ponce fue a Montevideo, México DF, Tucumán, París, Ámsterdam y Teherán. La exasambleísta de AP y actual directora distrital del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), Blanca Argüello, recibió $ 12.451.

La parlamentaria se trasladó a Panamá, México DF y La Habana. Para el asambleísta independiente Fernando Burbano los viajes de representación internacional son necesarios y útiles para homologar marcos jurídicos en la región, por ejemplo, luchar contra el crimen organizado.

“Hay que establecer reglas claras y dosificar esas representaciones en el marco de la austeridad que vive el país”, dijo a este Diario. Los otros 6 legisladores (y exasambleístas), de AP y ahora de la RC, de esta lista, recibieron entre $ 1.723, 75 y 6.385,75 para sus gastos. Pero esa situación se acabó con la titular de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, quien canceló los viajes al exterior, a menos que sea una invitación que incluya todos los gastos pagados.

Para el exasambleísta de CREO, Wilson Chicaiza, no es correcto ir en “tour de leyes” y en delegaciones de 6 legisladores como ocurrió en la época correísta. “Los viajes eran en pago a las lealtades políticas”.

Fuente: El Telégrafo