La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) decidió este martes, suspender las mesas de diálogo con el Gobierno Nacional que se habían instalado hace 9 meses.

El Telégrafo

En las resoluciones que se derivaron de la reunión que mantuvo hoy la organización indígena, se determinó “suspender las mesas de diálogo a nivel nacional y provincial con las secretarías y ministerios de Estado hasta que existan resultados a las demandas” del movimiento.

Este martes estaba previsto una reunión entre la dirigencia de la Conaie con altos funcionarios de Gobierno -incluso se invitó al presidente Lenín Moreno-, sin embargo esta cita no se dio. Miguel Carvajal, secretario de la Gestión de la Política, había sido delegado para asistir al encuentro, pero no pudo acudir por la coyuntura del país, sobre todo por los hechos ocurridos en las últimas semanas en la frontera norte.

Quien sí asistió a la cita fue Fausto Paredes, viceministro de la Política. Pero el funcionario se retiró de la reunión por pedido expreso de los dirigentes indígenas. Entre los temas que la Conaie demanda atención inmediata están las amnistías para dirigentes enjuiciados en el gobierno anterior, reformas a la Ley de Educación Intercultural y el análisis de las concesiones mineras.

En otras de las resoluciones de este martes, se dio el “plazo impostergable al Gobierno Nacional hasta el 25 de abril para que dé respuestas a las demandas del movimiento indígena en la Gran Asamblea de los pueblos y nacionalidades del Ecuador a realizarse en Latacunga, acompañada de una gran movilización”. La Conaie también propuso al país la convocatoria de una “Asamblea Constituyente para descorreizar y combatir la corrupción institucionalizada”.

Finalmente exigen la renuncia “de la ministra de Minería, Rebeca Illescas; del presidente del Consejo de la Judicatura, Gustavo Jalkh; y de todos los ministros y funcionarios que están vinculados al correísmo y a su corrupción institucionalizada; y a quienes promueven la persecución a los luchadores sociales”.

Fuente: El Telégrafo