Compartir

La Contraloría notificó al Ministro de Telecomunicaciones -quien preside el Directorio de Arcotel- con la destitución de su cargo y una multa de USD 7 720.

ministro-telecomunicaciones-notimundo
Ministro Guillermo León/ Crédito: Twitter El Comercio

Esta predeterminación de sanción se debe a que no se cumplió con el análisis, caso por caso, de los 221 títulos habilitantes que fueron otorgados en el concurso público para la adjudicación de frecuencias de radio y televisión, efectuado en el 2016.

Tampoco se ha realizado un nuevo concurso de otorgamiento de frecuencias. El ministro Guillermo León tenía un plazo de 60 días para cumplir con la recomendación del organismo de control y no lo hizo.

Ahora cuenta con 30 días para emitir descargos. El órgano de control aprobó el informe DNA4-0001-2019 el 11 de febrero pasado sobre el seguimiento a las 15 recomendaciones de carácter obligatorio y de aplicación inmediata que entregó a la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) y al Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), en junio del 2018 como parte de un examen especial.

De estas 15 recomendaciones, siete fueron cumplidas, otras siete no se han implementado por la falta de un nuevo concurso, y la recomendación cinco no ha sido cumplida: “En los casos en los que existan derechos adquiridos generados para el efecto de la emisión del título habilitante, deberá analizarse caso por caso, para la adopción de decisiones que en derecho correspondan”, señala el informe.

La Contraloría reconoció en ese informe que, si bien ha habido un intercambio de información entre Arcotel y Cordicom y mediante una resolución del 28 de diciembre del 2018 Arcotel resolvió la revisión de los títulos habilitantes de forma individual, no se efectuado dicho análisis ni se han tomado las decisiones de cada caso, por parte de los miembros de los directorios de ambas entidades.

Cordicom elaboró los informes vinculantes para la adjudicación de las concesiones de frecuencias y estos fueron notificados al Arcotel, el cual lideró el concurso de autorización de frecuencias.

Pese a estas acciones, la Contraloría concluyó que no se cumplió con sus recomendaciones y por tanto los miembros de los directorios del Arcotel y del Cordicom no cumplieron con lo que establece la Ley Orgánica de la Contraloría y de su reglamento.

El 26 de febrero pasado, la reciente directora de Arcotel, Ruth López, dispuso la ejecución de un cronograma para la revisión de los 221 títulos, compuesto en tres fases de aplicación simultánea y con carácter confidencial. La primera está relacionada con el análisis de los informes de gestión, económico, técnico y jurídico; la segunda tiene que ver con los puntajes adicionales que se otorgaron a los beneficiarios de los títulos y la tercera sobre prohibiciones e inhabilidades legales. Para esta labor se conformaron equipos de trabajo multidisciplinarios.

Pero en la resolución de siete páginas no se establece fechas ni plazos de entrega de los análisis. Dos días después de emitida esta resolución, en la rendición de cuentas de la entidad, la prensa consultó a López cuál era el cronograma y cuándo se haría el nuevo concurso, pero no dio respuesta, se limitó a decir que se lo haría en el marco de la ley.

Por otra parte, la Contraloría está realizando un examen especial a los procesos de concesión y renovación de frecuencias de radio y televisión, que estuvieron a cargo del exConatel, exSenatel, exSupertel y Arcotel, entre el 1 de agosto de 2012 y el 18 de febrero de 2015 y, al otorgamiento de autorizaciones para la instalación y operación temporal de frecuencias de TV abierta, desde 19 de febrero del 2015 al 30 de septiembre del 2018.

Fuente: El Comercio- Nota original: LINK