Tras la renuncia del presidente Evo Morales, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), reunida en Quito, expresó su preocupación por la crisis política en Bolivia, y la “grave escalada de violencia”.

Ninguna de las audiencias planificadas abordará la situación en Bolivia o las recientes protestas en Ecuador. Créditos; Twitter - CIDH

Ante los recientes acontecimientos en Bolivia, la CIDH expresa su profunda preocupación por la grave escalada de violencia en el marco de una crisis política y social en cuyo contexto se registró la renuncia del presidente Morales”, declaró el organismo a través de un comunicado emitido desde Quito, donde celebra el periodo 174 de sesiones.

La CIDH refirió que la Defensoría del Pueblo de Bolivia reportó tres fallecidos, 421 heridos y 222 detenidos, durante las manifestaciones registradas en el país a raíz de las elecciones de octubre pasado, en las que el líder indígena resultó reelecto en medio de denuncias de fraude.

“La Comisión condena todo acto de violencia y hace un llamado al Estado a garantizar el respeto a los derechos humanos de todas las personas sin distinción alguna de su ideología, pertenencia política o cargo“, se puntualizó en el boletín.

Y concluyó: “La CIDH destaca la importancia de que la actual crisis política y social sea resuelta con apego a Constitución de Bolivia y por los canales democráticos para garantizar el pleno respeto al Estado de Derecho y a los derechos humanos de todas las personas”.

Desde el pasado 8 de noviembre el organismo sesiona por primera vez en Ecuador. Desde este lunes 11, desarrolla audiencias públicas que son espacios para revisar casos de presuntas violaciones a los derechos humanos.

La presidenta de la CIDHEsmeralda Arosemena de Troitiño, llamó al diálogo, al respeto al orden constituido y a la paz en Bolivia para que las nuevas elecciones “gocen de legitimidad”.

Fuente: EFE – Aliado estratégico FmMundo