Compartir

La agencia calificadora Standard & Poor's redujo la clasificación de la compañía estatal petrolera venezolana, PDVSA, a “SD”, considerada en cese de pagos selectivo por la falta de pago de intereses que vencieron el 13 de noviembre.

Shutterstock

Este anuncio de S&P se suma al de este lunes por la noche en el que la agencia dijo que el período de gracia de 30 días había expirado para un pago que vencía en octubre.

Un incumplimiento de la deuda corre el riesgo de desencadenar una serie de eventos peligrosos que podrían agravar la escasez de alimentos y médicos en Venezuela.

En tanto, este miércoles, el ministro de Finanzas de Rusia dijo que su país y Venezuela habían llegado a un acuerdo para reestructurar la deuda que el país latinoamericano tiene con Moscú. La deuda contraída por Venezuela en Rusia asciende a 3.150 millones de dólares y el nuevo programa de pagos estipula que deben saldarla en 10 años, con pagos mínimos en los próximos 6 años, según el Ministerio de Finanzas ruso.

El vicepresidente de Comunicación y Cultura, Jorge Rodríguez, dijo este martes que había empezado el pago de la deuda externa y dijo que Venezuela es de los “más solventes pagadores”. Dijo que ante la “intención de ahogar la economía venezolana”, Maduro diseño una estrategia para refinanciar la deuda externa del país.

El vicepresidente asegura que este lunes se inició de manera clara, coordinada y amplia la refinanciación de la deuda. “Tanto es el aval pagador de Venezuela, que solamente la semana pasada por concepto de intereses de deuda de PDVSA cancelamos más de 2.000 millones y hoy se inicio el pago de intereses en servicio de la deuda externa de Venezuela”.

Venezuela y su compañía petrolera estatal, PDVSA, deben más de 60.000 millones solo a los tenedores de bonos. En total, el país debe mucho más: 196.000 millones, según un documento publicado por la Harvard Law Roundtable y escrito por los abogados Mark Walker y Richard Cooper.

Más allá de los pagos de bonos, Venezuela debe dinero a China, a Rusia, a proveedores de servicios petroleros, líneas aéreas de Estados Unidos y muchas otras entidades. El banco central de la nación solo tiene 9.600 millones en reservas, ya que a lo largo de los años ha agotado lentamente su cuenta bancaria para realizar pagos.

El anuncio de S&P  sobre el cese de pagos venezolano se produjo este lunes después de que funcionarios del Gobierno de Venezuela se reunieron con tenedores de bonos en Caracas. La reunión fue breve y no ofreció aclaraciones sobre cómo el Gobierno planea reestructurar su deuda.

El Gobierno venezolano culpa de sus problemas de deuda -y su incapacidad de pago- a una larga “guerra económica” emprendida por Estados Unidos. El gobierno de Trump recientemente impuso sanciones financieras a Venezuela y PDVSA, impidiendo que los bancos de EE.UU. negocien o inviertan en cualquier deuda venezolana recién emitida.

Pero los expertos dicen que el régimen socialista venezolano, que ha estado en el poder desde 1999, es el responsable. Fijaron -o congelaron- los precios de todo, desde una taza de café hasta un tanque de gasolina, en un esfuerzo por hacer que los bienes fueran más asequibles para las masas. Durante años, los líderes venezolanos también fijaron la tasa de cambio de su moneda, el bolívar.

Esos movimientos estuvieron entre las fuerzas motrices detrás de la escasez de alimentos. Los agricultores no podían vender a precios bajos sin cerrar porque su costo de producción era mucho mayor. Los importadores tampoco podían permitirse el envío de alimentos, sabiendo que tendrían que vender a precios mucho más bajos de lo que pagaron en el puerto.

Cuando la escasez de alimentos empeoró, surgió un mercado negro ilegal donde los negociantes vendían alimentos básicos a precios mucho más altos que los precios artificialmente bajos del Gobierno. La inflación se disparó, por lo que el bolívar casi no vale nada.

Un dólar estadounidense actualmente compra más de 55.200 bolívares. A principios de año, un dólar valía alrededor de 3.200 bolívares, según dolartoday.com, un sitio web que rastrea la tasa no oficial que millones en Venezuela utilizan para determinar los pagos.

El Fondo Monetario Internacional pronostica que la inflación en Venezuela llegará al 650% este año y al 2.300% en 2018.

Fuente: CNN en Español