En NotiMundo a la Carta, Benito Bonilla, vocero de la Fundación Pachamama, afirmó que la implementación de la minería legal a gran escala en Buenos Aires también representará un fuerte impacto ambiental y social.

benito-bonilla
NotiMundo - Derechos Reservados

En las faldas de una montaña rica en oro de la parroquia Buenos Aires, Imbabura, se levantó la denominada ‘Ciudad de Plástico’, donde se asentaron grupo humanos dedicados a la explotación ilegal de este y otros materiales.

Devastadoras imágenes del impacto ambiental son lo que el grupo periodístico de NotiMundo se pudo llevar del sector, donde se encuentran esparcidos materiales contaminantes alrededor del territorio.

El vocero de la Fundación Pachamama, Benito Bonilla, explicó que, de hecho la ‘pequeña minería’ ocupa productos como mercurio, para poder separar el oro de otros minerales. Estos materiales se tienen que cocinar, generando gases que, además de afectar al medio ambiente, son nocivos para la salud.

Sin embargo, asegura Bonilla, aun cuando la minería ilegal es altamente destructiva para la naturaleza y el ser humano, hay que aclarar que esta actividad, en todos sus tipos, es contaminante y conlleva un fuerte impacto ambiental y social.

De hecho, según la Ley ecuatoriana, el Estado es el responsable de afrontar los costos y procesos de reparación ambiental que se desprenden de todo tipo de extracción de minerales y recursos no renovables. “En experiencias previas, como la de Esmeraldas, esta reparación se determinó a un costo de aproximadamente USD 2 500 millones“, afirmó Bonilla.

Por ende, las incógnitas que el ambientalista deja son: ¿Cuál es el beneficioso real de la minería si se tiene que afrontar grandes costos en reparación ambiental? y ¿Eliminar la minería ilegal de Buenos Aires significa verdaderamente que sus habitantes podrán regresar a sus actividades económicas regulares de agricultura?

Para Bonilla, la realidad es que el Ecuador no está preparado para afrontar las fuertes regulaciones que la minería a gran escala necesita para minimizar el impacto ambiental. Por lo tanto, esta actividad podría traer más pérdidas que beneficios para la población.

Escucha la entrevista aquí: