Compartir

En un máximo de 33 días, la Comisión de Derechos Colectivos de la Asamblea tendrá que presentar al Pleno el segundo informe de las reformas a la Ley de Comunicación.

Flickr Cancillería

Ese será el penúltimo paso antes de que esa norma cambie, tras cinco años de vigencia. Luego de la aprobación legislativa deberá llegar el análisis del Ejecutivo, que podrá vetarla parcial o totalmente o ratificar el texto del debate. Las expectativas de un veto parcial o de una ratificación son altas, pese a que la relación Ejecutivo-Asamblea se ha deteriorado en las últimas semanas, tras el veto total a la Ley Anticorrupción.

Luego del primer debate, el proyecto mantiene la base de las reformas que fueron presentadas por el presidente Lenín Moreno, a mediados de mayo pasado. Los puntos más importantes son la eliminación de la Superin­tendencia de Comunicación (Supercom) y de algunas figuras que -en el Régimen anterior- se utilizaron para sancionar a medios de comunicación, como el linchamiento mediático y la censura previa desde los propios medios, a temas que podrían ser considerados de “interés público”.

Además, con la eliminación de la Superintendencia, la afectaciones que los medios de comunicación provoquen en ciudadanos, instituciones y colectivos -con la difusión de contenidos- serán tratadas por la Defensoría del Pueblo. En medio de este panorama de reformas, desde el viernes pasado Ecuador recibe la visita de David Kaye, relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre libertad de expresión.

Fuente: El Comercio – Nota original https://goo.gl/mMEQ8u