Compartir

La oposición venezolana se tomó ayer calles de Caracas y otras ciudades, y elevó su desafío al presidente Nicolás Maduro, quien prohibió las manifestaciones que afecten la elección, este domingo, de una Asamblea Constituyente.

CNN

En medio de la lluvia, pequeños grupos comenzaron a bloquear vías de la capital desde el mediodía, tras concluir en la mañana una huelga general de 48 horas que dejó ocho muertos. Algunas trancas también se registraron en la ciudad de San Cristóbal, en la frontera con Colombia. Tras finalizar la huelga, el tráfico fluía ayer con normalidad en Caracas, donde amplios sectores permanecían desolados desde el miércoles. Muchas barricadas fueron levantadas y el comercio volvió a abrir.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llamó el jueves a mantener las protestas de calle hasta mañana, día de la votación. Será una abierta confrontación, pues el Gobierno prohibió las movilizaciones que afecten la elección de los 545 constituyentes y amenazó con cárcel de 5 a 10 años a quienes la boicoteen, medida rechazada por Amnistía Internacional.

La cifra de fallecidos en cuatro meses de protestas ascendió a 113, luego de que la Fiscalía confirmara ayer la muerte de un policía que recibió un disparo en la cabeza el jueves en Ejido, estado Mérida (oeste). La ONG Foro Penal reportó medio centenar de detenidos el jueves, entre ellos Wuilly Arteaga, un joven de 23 años que habitualmente toca el violín en las manifestaciones, arrestado por militares en Caracas.

“Tenemos que prepararnos para profundizar el conflicto. El régimen no ha dado muestras de que vaya a suspender ese proceso”, afirmó el diputado Freddy Guevara.

Fuente: El Telégrafo