Compartir

El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, junto a Fernando Benalcázar, representante de Hidrocarburos, anunció que en 30 días estaría listo el decreto para la licitación de la Refinería de Manabí (RM), con miras a la adjudicación y posterior construcción de la obra.

EFE

Este 17 de agosto los funcionarios acudieron a una invitación del bloque de asambleístas manabitas que se desarrolló en Portoviejo. Previamente a la emisión del decreto ejecutivo se aguarda un informe del Ministerio de Economía y Finanzas que se estima esté listo el próximo lunes o martes.

Luego la Secretaría Jurídica de la Presidencia de la República elaborará el documento que será firmado por el Primer Mandatario. Mediante el decreto se transferirá a la Subsecretaría de Hidrocarburos o al Viceministerio de Hidrocarburos la competencia de convocar a licitación el complejo petroquímico ubicado en El Aromo.

Campana confirmó que existen tres consorcios interesados en participar en la licitación y posterior construcción de la RM. La inversión estimada se ubica entre $ 8.000 y $ 10.000 millones.

Por ahora se estima que la refinería tenga la capacidad de procesar 300.000 barriles de petróleo. El Ministro de Comercio Exterior explicó que el crudo de los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT) será la materia prima para el complejo refinador. El petróleo sería transportado desde Esmeraldas a través de un oleoducto que medirá entre 265 y 312 kilómetros de longitud. La construcción costará aproximadamente $ 400 millones, informó Benalcázar. A ello se sumaría la construcción de 16 tanques de almacenamiento a un costo de $ 300 millones en donde se acopiarán el petróleo y los productos obtenidos de la refinación. Para Campana cerrar la licitación y posterior adjudicación del proyecto es de mucha importancia para concretar las señales que el país ha expuesto al mundo en los últimos meses en materia de seguridad a los potenciales inversionistas.

“Estamos demostrando con el combate a la corrupción y con el manejo de las rentas fiscales que somos una nación lista para recibir capitales frescos”, apuntó. Una vez que se concrete la construcción de la refinería se generarán 22.000 plazas de trabajo directas y 2.000 para la operación. El asambleísta Guillermo Celi aspira a que la RM sea una realidad.

“Estamos a espera de que la tramitología siga su curso y en un mes tener la señal más visible con el llamado a la licitación”. Según el ministro Campana, la concesión podría ser entre 20 o 30 años, pero esa parte aún está en análisis. Hasta el momento el Estado ha invertido en el proyecto, antes llamado Refinería del Pacífico, $ 1.550 millones en un área de 5.500 hectáreas; 1.255 hectáreas están listas para levantar la refinería. (I)

Fuente: El Telégrafo