Compartir

Por segundo año consecutivo la ciudad de Quito se deleitará con la Fiesta de la Luz. Esta vez se desarrollará para conmemorar el Primer Grito de la Independencia del 10 de Agosto y se realiza en el marco del Verano de las Artes Quito (VAQ 2017), del 9 al 13 de agosto.

Agencia Andes

El año pasado aproximadamente un millón y medio de personas recorrieron el centro histórico de Quito durante las cuatro noches que duró el festival y que se realizó en el marco de la Conferencia Hábitat III. Para esta segunda edición habrá un festival más grande gracias a los lazos de hermandad construidos entre las alcaldías de Quito y Lyon y la coproducción de la Alianza Francesa de Quito.

Creadores ecuatorianos entrarán en diálogo con expertos franceses en mapping para generar   un proceso de aprendizaje para los artistas y gestores que participen en la fiesta. En esta edición se proyectarán obras en las iglesias de Santo Domingo, La Catedral, la Basílica, La Merced, las plazas del Teatro Sucre, Andrade Marín, San Blas, y la calle Sucre.

La obra “Natura” de Laurent Langlois transportará a la iglesia de Santo Domingo hasta un universo gráfico y sonoro. De las islas Galápagos a la Costa, de la Cordillera de los Andes a la Selva Amazónica, se trata de un viaje animal y vegetal. Los muros parecerán murmurar con el viento, la piedra se vuelve viva y flexible y las composiciones florales se desplegarán en las paredes.

En la Basílica se montará una iluminación policroma de alta calidad para que el público tenga otra manera de admirar este edificio que ya es hermoso de por sí pero que gracias a la luz y al color permitirá revalorizar la arquitectura de esta iglesia de manera espectacular hacia el sueño y lo espiritual.

“Voyage” de Camille Gross y Leslie Epsztein se instalará en la Plaza del Teatro. Esta obra representa a una estación de tren con engranajes imperturbables que dan ritmo a un viaje que inicia en Quito en la revolución industrial hasta nuestros días, destacando el símbolo de amistad entre Francia y Ecuador. Un flujo de luz ilustra el presente y el futuro de este viaje y la modernización de los transportes en el tiempo, y el movimiento.

Un vértice de luz gigante sumergiéndose hacia el infinito en el suelo a través de un espejo, este es el vertiginoso viaje que nos propone “Platonium” de Eric Michel y Akari Lisa Ishii, que estará presente en la plaza Andrade Marín. Las 324 cintas luminosas del vértica de Platonium son el resultado de una gran tecnología creada en Lyon.

La Catedral se cubre de luz y sombra con la obra “Un universo poético” de Daniel Knipper. Con esta se deja entrever sus piedras, su fuerza arquitectural, las fantasías adheridas a su estructura. Por sus paredes pasan las sombras luminosas de los transeúntes, dibujando sus marcas solares en la oscuridad. Las sombras, las formas, los colores la mueven en un baile solemne y majestuoso.

La “Torre Mitad del Mundo”, de Miguel Vélez, elaborada a base de andamiaje layher, con una altura de 9 metros, en su parte inferior tendrá 2 luces direccionales de gran potencia dirigidas hacia arriba reflejando sus rayos en  una bola de espejos. Se presentará en la Plaza de San Blas como las puertas del Centro Colonial, una sensación de fiesta en todo su esplendor.

“Vitrales” de Pablo Mora es una secuencia de cinco vitrales proyectados en la Calle Sucre sobre el muro lateral de la Iglesia de la Companía de Jesús. Los vitrales formarán una composición que representará una escena del bosque húmedo, con líneas y manchas de color.

Mientras que en la Iglesia de La Merced se instalará “Estratos” de Fidel Eljuri y Nicola Cruz. Composición a partir de sonidos analógicos, grabaciones de campo, imágenes en movimiento y gráficos generados por computadora; que exploran desde lo audiovisual la geografía y biodiversidad del estratovolcán Cotopaxi y sus alrededores.

Fuente: Agencia Andes