Compartir

A las 2:50 p.m. ET de este lunes 26 de noviembre, la misión InSight de la NASA aterrizó en Marte.

CNN en Español

El InSight voló a través de la atmósfera marciana y ya desplegó su paracaídas.

La misión InSight explorará una parte de Marte de la que menos sabemos: su interior profundo. Se lanzó el 5 de mayo.

La NASA dio cobertura en vivo desde el control de la misión, y hay fiestas para ver el aterrizaje alrededor del mundo. En 2012, hubo eventos similares para celebrar el aterrizaje del rover.

Tras seis meses de vuelo, el componente de aterrizaje de la sonda se separó de la etapa de crucero y se dirigió a la atmósfera. El componente de aterrizaje se parece a la cápsula de reingreso utilizada en en las décadas de 1960 y 1970 en las misiones Apolo a la Luna: de forma cónica, con un fondo liso y plano. Ese fondo es un escudo crucial ante el calor que está diseñado para proteger la sonda mientras cruza la delgada atmósfera marciana.

El aterrizaje es una hazaña diabólicamente complicada. La cápsula de aterrizaje se abrió paso a través de la atmósfera. Voló a través del aire marciano a una velocidad inicial de 12.300 mph (19.800 kph), y e impactó la atmósfera a un ángulo preciso de 12 grados. Si lo habría hecho a menor profundidad, la sonda sería rebotada al espacio profundo. Si lo habría hecho de forma más inclinada, la sonda habría ardido en una muerte espectacular. La sonda tocó primero la atmósfera 6 minutos y 45 segundos antes de aterrizar. Durante esta fase, experimentó una aceleración equivalente a 12 veces la gravedad de la Tierra. Si la sonda fuera un humano de 68 kilos, durante el flamante descenso pesaría cerca de una tonelada.

Unos 3 minutos y medio después de que la sonda impactó la atmósfera, se abrió un paracaídas, haciendo aún más lenta la caída de la sonda. Quince segundos después, explosivos volaron el escudo térmico, dejando ver la verdadera sonda InSight oculta en el interior. Diez segundos después de que el escudo térmico se desprendiera, la sonda extendió sus patas, muy similar a como un avión extiende sus ruedas antes de aterrizar.

La sonda cayó durante otros dos minutos sujeta al paracaídas y protegida por su cubierta de forma cónica. Unos 45 segundos antes del aterrizaje de InSight, se soltó de la cubierta y cayó hacia la superficie. Tan pronto como dejó la cubierta, sus cohetes de aterrizaje se encendieron.

La sonda InSight real se parece un poco más al vehículo de alunizaje del Apolo, con tres patas para apoyarse y una parte superior en forma cuadrada. Los cohetes la hacen más lenta y detienen cualquier movimiento horizontal. Entonces, unos 15 segundos antes de aterrizar, la sonda InSight descendió a una velocidad de 8 pies por segundo (2,4 metros por segundo), antes de que, con éxito, aterrizó suavemente en la superficie marciana.

En total, la secuencia de aterrizaje duró unos siete minutos. Una señal de radio desde Marte a la Tierra toma actualmente unos ocho minutos y siete segundos en llegar. Así que el proceso de aterrizaje completo ocurrió antes de que nos enteráramos que fue exitoso. Se realiza de forma automática, enteramente por la propia sonda. Para los científicos y los ingenieros que diseñaron la InSight, estos eran “siete minutos de terror”.

Fuente: CNN en Español, aliado estratégico de FM Mundo