Compartir

En el país, el 61% de ellas justifica la agresión recibida en sus hogares. Aunque muchas no lo reconocen se dedican al trabajo doméstico en horas que podrían emplearlas en sus estudios y algunas lo hacen por ayudar a sus madres. El embarazo adolescente es otro de los problemas que afrontan, ya que el 80% es provocado por violación de un miembro de su familia.

El Telégrafo

La violencia es el principal problema al que se enfrentan las niñas desde el vientre materno y frenarlo es el objetivo que se refuerza hoy como parte del Día Internacional de la Niña. “Existen muchos patrones culturales que normalizan la discriminación. Por ejemplo, consideran que tener hijas mujeres es casi sinónimo de una condena”, refirió María Velasco, gerenta estratégica (e) del Plan Internacional. La organización indicó que el 67,9% de las niñas (entre 10 y 15 años) ha tenido algún tipo de agresión, el 47% registró actos de violencia en su familia y en los espacios educativos.

“Lastimosamente los lugares en los que las niñas deberían sentirse más seguras son donde más vulneradas y agredidas se han sentido”. El informe “Patrones de violencia hacia las niñas” revela que el 61% considera justo el trato recibido. El estudio de la Fundación Desafío “Vidas robadas” refuerza ese concepto y refiere que cada año en promedio 2.000 chicas menores de 14 años se embarazan y el 80% es producto de violación de un integrante de su familia.

La gravidez precoz es otra de las dificultades que enfrenta una niña. En 2016 se registraron 2.960 embarazos adolescentes. 1.700 tuvieron a sus hijos y el resto abortó o tuvo complicaciones.

Fuente: El Telégrafo Nota Original https://goo.gl/EBxzLD