Compartir

Son solo niños. Ingenuos. Tropas idealistas manipuladas por grupos de izquierda y de control de armas.

CNN en Español

Así es como algunos críticos describen a los sobrevivientes del tiroteo en la escuela de Florida que han surgido en los últimos días como apasionados defensores del control de armas en Estados Unidos.

LEE: Estudiantes indignados les dicen a Washington y a la NRA: ¡Las armas son el problema, haga algo!

Pero aquellos que han dirigido y estudiado movimientos sociales los describen así:

Activistas y estudiantes de la escuela Marjory Stoneman Douglas asisten a una manifestación en el edificio del Capitolio Estatal de Florida para abordar el control de armas, el 21 de febrero de 2018 en Tallahassee, Florida. (Créditos: Don Juan Moore / Getty Images)
Son los más formidables enemigos a los que se enfrentará la ANR y es porque son muy jóvenes.

Después de que un pistolero adolescente matara a 17 personas en su escuela secundaria en Parkland, Florida, en el Día de San Valentín, gran parte del enfoque se ha trasladado a los jóvenes supervivientes del tiroteo. Un autor que ha cubierto tiroteos masivos durante décadas dice: “Nunca he visto un fenómeno como el de estos estudiantes”. Otro elogió su “desdén por la hipocresía”.

Sin embargo, en el trasfondo de este elogio para los estudiantes de Parkland se vislumbra el cuello de botella de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) en el debate sobre el control de armas. Después de prácticamente todos los tiroteos masivos en Estados Unidos, la NRA suele rechazar cualquier pedido de más control de armas.

¿Qué pueden hacer estos niños para cambiar eso? Mucho, dicen aquellos con experiencia.

“La NRA es poderosa y rica, pero no hay nada que un corazón fuerte no pueda cambiar”, dice Trenton Casillas-Bakeberg, una activista de 21 años que ayudó a lanzar One Mind Youth Movement, que participó en Standing Rock, en protestas en oleoductos, y ha trabajado para reducir los suicidios juveniles entre los nativos americanos.

“A pesar de que son ricos y poderosos”, dice sobre la NRA, “no van a ser poderosos para siempre. Va a cambiar, si no ahora, eventualmente”.

LEE: ¿Por qué son legales armas como el rifle AR-15 usado en la masacre de Parkland?

Mira estas cuatro razones por las que aquellos que dicen que los jóvenes no pueden cambiar el debate sobre armas pueden estar equivocados:

1. Los niños avanzan y los adultos los siguen
La sabiduría convencional dice que los adultos generan un cambio social y los niños simplemente lo siguen. Cuando la gente piensa en grandes activistas, a menudo se imaginan adultos: Nelson Mandela, César Chávez, el predicador Martin Luther King Jr. No hay demasiados niños en esas imágenes.

Pero si lees entre las líneas de los libros de historia, a menudo sucede lo contrario, los historiadores dicen: los niños se ponen al frente en los problemas y son los adultos quienes los siguen.

Los jóvenes han sido actores clave en casi todos los principales movimientos sociales en la historia moderna, dice Sasha Costanza-Chock, profesora asociada de Medios Cívicos en el MIT.

“Cada vez que hemos tenido un movimiento con movilización generalizada a lo largo de la historia, los jóvenes están a la vanguardia”, dice Costanza-Chock, autora de un artículo titulado “Tú y los movimientos sociales: Lecciones clave para los aliados”.

Una adolescente, por ejemplo, dio uno de los primeros golpes en el movimiento de los derechos civiles.

Los libros de historia dicen que Rosa Parks lo comenzó al negarse a ceder su asiento a una persona blanca en un autobús segregado en Montgomery, Alabama. Pero fue una adolescente, Claudette Colvin, de 15 años, quien había dado el mismo paso valiente nueve meses antes en la misma ciudad, dice Costanza-Chock.

La lista continua:

Los adolescentes que enfrentan mangueras de agua y perros de ataque policial cambiaron el rumbo en la campaña por los derechos civiles de 1963 en Birmingham, Alabama.

Los jóvenes condujeron las protestas de la Primavera Árabe que derrocaron las dictaduras en Túnez y Egipto.

LEE: Cinco gráficas para entender la cultura de armas en EE.UU. frente al resto del mundo

En el movimiento Occupy Wall Street, fueron los jóvenes los que forzaron a millones de estadounidenses a enfrentar el problema de la desigualdad.

2. Tienen más pasión porque pagan el precio
Uno de los momentos más memorables después del tiroteo de Parkland fue cuando David Hogg, un estudiante de último año de secundaria, miró a una cámara y dijo:

“Somos niños. Ustedes son los adultos. Trabajen juntos, revisen sus políticas y hagan algo”.

La escena fue tan poderosa por la impotencia expresada por Hogg. Él estaba diciendo que sus amigos literalmente murieron porque los adultos no hicieron nada.

Esa sensibilidad –’pagamos el precio de los errores de los adultos’– es otra razón por la que algunos dicen que los activistas juveniles pueden estar tan motivados. Deben limpiar el desorden que dejan los adultos.

Jasilyn Charger, quien ayudó a iniciar One Mind Youth Movement, dice que los jóvenes entienden la urgencia del presente de una manera que muchos adultos no lo hacen.

“Entendemos que vamos a heredar esta Tierra y su gobierno y sus leyes”, dice, “así que depende de nosotros forjar nuestro propio camino en el futuro y estar orgullosos de él”, sostiene.

Los jóvenes pagan el precio por la inacción de los adultos de otras maneras. Constanza-Chock, la profesora del MIT, dice que hay una “guerra contra la juventud” que empuja a muchos de ellos a convertirse en activistas apasionados.

Los niños que sobrevivieron al tiroteo de Parkland aportan una autoridad de primera mano al debate sobre armas que los adultos no pueden igualar.

“Estos estudiantes tienen una gran credibilidad moral porque hablan como personas directamente afectadas por este problema”, dice Constanza-Chock. “Va a ser muy difícil para un vocero de la NRA minimizar la voz de los estudiantes”.

3. Tienen un recurso que la mayoría de los adultos no tiene
La NRA es poderosa por el dinero que puede recaudar, pero también por la pasión que puede convocar en sus seguidores, dice Kathleen Marchetti, profesora asistente de ciencias políticas en Dickinson College, Pennsylvania.

Antes de Parkland, la mayoría de los defensores del control de armas no podían competir con la pasión de muchos miembros de la NRA. Después de cada tiroteo en masa, la gente exigía más control de armas. Pero ese activismo se desvanecía a medida que pasaba el tiempo y la atención de los medios se dirigía a otro tema. Sin embargo, los miembros de la NRA nunca se cansaban de recordar a los legisladores que serían expulsados ​​de sus cargos si apoyaban el control de armas.

No obstante, los jóvenes están equipados para igualar la resistencia y la pasión de la NRA, dicen algunos, porque tienen un lujo que muchos adultos no tienen: el tiempo.

“Los jóvenes pueden tener una ventaja sobre alguien que trabaja a tiempo completo porque tienen tiempo para movilizarse y participar en una movilización sostenida”, dice Marchetti.

Ese tiempo puede emplearse en todo, desde desarrollar estrategias y presionar a los legisladores hasta registrar votantes y crear conciencia, considera ella.

Charger, la activista juvenil, dice que los movimientos en última instancia son impulsados ​​por la pasión y la pasión se mediante el sufrimiento compartido. Ella asegura que siente una afinidad con los estudiantes de Parkland porque sabe lo que es ir contra las personas con armas de fuego. A eso se enfrentó su grupo cuando participó en protestas en Standing Rock, donde la policía armada también desplegó gas lacrimógeno y mangueras de agua contra los manifestantes.

4. Son innovadores en formas de protesta
No importa lo que pase ahora, los sobrevivientes de los disparos de Parkland ya tienen un logro impresionante: han mantenido el tema del control de armas en los medios una semana después del tiroteo.

Lo han hecho en parte porque crecieron con las redes sociales. Crearon su propio hashtag, #NeverAgain, salieron en Facebook e Instagram, dieron conferencias de prensa, todo para mantener el tema en las noticias. Incluso hablaron sobre los objetivos de las políticas y programaron una protesta a nivel nacional, Marcha por nuestras vidas, el 24 de marzo.

“Una cosa en la que los jóvenes son absolutamente geniales es reconocer la importancia de los símbolos y las imágenes y poder usar las redes sociales”, dice Marchetti de Dickinson College. “Ellos tienen la ventaja en ese sentido”, agrega.

Lo que los estudiantes de Parkland están haciendo es seguir un patrón de activistas juveniles anteriores: están empleando la última tecnología para transmitir su mensaje, dice Costanza-Chock.

Algunos ejemplos:

En 2006, los estudiantes utilizaron MySpace, mensajes de texto y proyecciones de películas para organizar huelgas en la escuela secundaria en todo Estados Unidos para protestar contra la legislación antiinmigratoria propuesta por un congresista republicano.

El año siguiente, los jóvenes utilizaron blogs y redes sociales para organizar protestas por el caso de Jena 6, en el que seis adolescentes negros fueron acusados ​​de golpear a un compañero de clase blanco en un pueblo de Louisiana.

Y en 2012, utilizaron Facebook y Twitter para exigir justicia para Trayvon Martin, un joven negro muerto a tiros por un voluntario de vigilancia vecinal.

Hay una astucia en los sobrevivientes del tiroteo en Parkland que va más allá de la tecnología, dice Costanza-Chock.

“Si nos fijamos en sus comunicados de prensa, ya están comenzando a circular listas de funcionarios electos que van a estar en carreras cercanas en los períodos intermedios y como personas en particular para señalar”, dice.

Charger, la joven activista, dice que incluso si las leyes de control de armas no cambian, los sobrevivientes del tiroteo de Parkland sí lo harán.

“Cuando algo así le sucede a alguien, nunca serás el mismo”, dice ella. “La persona a la que buscas es una persona completamente diferente. Depende de ti mismo cómo te afecte y cómo afectará a las personas que te rodean”.

Fuente: CNN en Español