Hoy se cumple una semana desde que comenzó el plan de repavimentación vial en Quito y las autoridades de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) prevén realizar inspecciones para evaluar esos trabajos.

pavimentación-quito
La mayor parte de obras, en esta fase, se realizarán en el sur de la capital. Crédito: El Telégrafo

Mauricio Rosales, gerente de la entidad, explica que se analizarán los avances de las labores desplegadas en las avenidas Simón Bolívar, Mariscal Sucre, El Inca, el corredor del Trolebús, Loja, Los Nogales, Martha Bucaram de Roldós, La Ecuatoriana, entre otros. El objetivo a largo plazo -acota el funcionario- es terminar las tareas antes de lo planificado si las condiciones del tiempo lo permiten.

Las obras se ejecutan en cinco fases y en 39 frentes. Reasfaltar 110 kilómetros durará ocho meses y se invertirán USD 41 millones. Los beneficiarios serán más de 700 000 personas, de 187 barrios. Rosales señala que las compañías privadas Herdoíza Crespo y Técnica General de Construcciones se encargarán de las obras tras ganar los concursos de licitación.​“Son contratos de USD 7 millones (…) Son empresas que están habilitadas en el portal de compras públicas.

Obtuvimos un ahorro de USD 1,7 millones, porque hemos adjudicado a las firmas con menor valor, que cumplieron con las especificaciones”, indica. De los primeros 14 frentes, las firmas Herdoíza Crespo y Técnica General de Construcciones trabajan en cuatro tramos cada una. La segunda se encarga de la repavimentación con asfalto y la otra con hormigón de cemento.

Ese material se utilizará en el carril exclusivo del Trolebús, entre la parada de El Recreo y terminal Morán Valverde, el corredor central norte de la av. América y Pérez Guerrero, la Manuel Larrea, entre otras rutas. La diferencia radica en que el asfalto negro dura 10 años con mantenimiento y el pavimento rígido (cemento), 25 años.

Los otros seis frentes están bajo la dirección de la Epmmop. “Se prevé que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército intervenga en las próximas semanas”, dice Rosales.

Asegura que los recursos serán financiados con el presupuesto del Municipio. Ese fondo proviene de la contribución especial de mejoras, pero con las tasas actuales, tal como se encuentra en el presupuesto vigente. “También se obtendrá fondos para las futuras etapas (de la repavimentación)”.

Para Miguel Dávila, exadministrador general del Municipio en la Alcaldía de Mauricio Rodas, sí es legal adquirir recursos económicos a través de la contribución especial de mejoras que se cobra en el impuesto predial. “Igual se hizo en la Ruta Viva, su construcción se recupera paulatinamente y así será durante el plazo del pago del crédito”.

Indica que en casos como la repavimentación o la Ruta Viva se aplica la contribución de orden distrital, porque esas obras benefician a toda la ciudad y las cancelan los habitantes del Distrito Metropolitano en el impuesto predial.

 

Fuente: El Comercio, nota original: LINK