En NotiMundo a la Carta, Yaku Pérez, prefecto de Azuay, explicó que el Gobierno podría buscar recursos económicos en actividades que no signifiquen una sobreexplotación de los recursos naturales, como el turismo y la agricultura.

yaku-pérez
NotiMundo - Derechos Reservados

Este lunes 16 de septiembre, varias organizaciones de defensa de los derechos de la naturaleza y oposición a la minería protagonizaron nuevas marchas hacia la Corte Constitucional en Quito; con el propósito de exigir que se permita una consulta popular local para bloquear la extracción minera en Azuay.

Lee también: La explotación petrolera “saquea” territorios indígenas

El prefecto de Azuay, Yaku Pérez, explicó que se presentaron varios recursos de amicus curiae desde diferente sectores de la población, como la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. “Buscamos que sea el pueblo el que, soberanamente, decida en las urnas si apostamos por el oro o por el agua“, subrayó.

Además, Pérez enfatizó en que la consulta popular no pretende prohibir la minería en absolutamente todo el territorio de Azuay, sino en fuentes de agua y áreas protegidas, para no vulnerar ecosistemas sensibles.

Según el prefecto, el Gobierno ha optado por seguir un camino que ha demostrado tener “consecuencias apocalípticas” alrededor del mundo: el del extractivismo. Sin embargo, hay muchos más sectores económicos de los que podría beneficiarse y que no significan una devastación de la naturaleza.

“La megaminería significa una megaexplotación de la naturaleza y una megaexplotación laboral. Hay otras fuentes de donde sacar recursos económicos, como el turismo, la agricultura o, incluso, con una renegociación de la telefonía celular”, señaló Pérez.

Escucha la entrevista aquí: