La economía de América Latina y el Caribe cerrará 2018 con un crecimiento del 1,2 % en el contexto de un "escenario mundial complejo", que promete mayores y más diversas incertidumbres en 2019, afirmó hoy la Cepal en su balance preliminar de la economía regional, presentado en Santiago.

Agencia Andes

La cifra se sitúa 2 puntos porcentuales por debajo del 3,2 % previsto para la expansión de la economía mundial este año, en un contexto de bajo volumen de aumento del comercio mundial, (3,9 % en 2018 frente a un 4,6 % en 2017), sujeto a importantes riesgos, “no solo por la evolución de la actividad económica mundial sino por las tensiones comerciales”.

“Se requiere de políticas públicas para fortalecer las fuentes de crecimiento y hacer frente al panorama de incertidumbre a nivel global”, advirtió la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, durante la presentación del informe.

Para la Cepal, 2019 se vislumbra como un período en el que lejos de disminuir, “las incertidumbres económicas mundiales serán mayores y provenientes de distintos frentes”, lo que repercutirá en las economías regionales, “que en promedio se expandirán un 1,7 %”.

En los próximos años se espera una reducción de la dinámica del crecimiento, tanto de los países desarrollados como de las economías emergentes, acompañada por un aumento en la volatilidad de los mercados financieros internacionales, advierte el organismo de Naciones Unidas.

A lo anterior, “se suma el debilitamiento estructural del comercio internacional, agravado por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China”, subraya y agrega que “el mayor riesgo para la región de cara al 2019 sigue siendo un deterioro abrupto de las condiciones financieras para las economías emergentes”.

Ya en 2018, los mercados emergentes evidenciaron una importante reducción en los flujos de financiación externa, aumentaron los niveles de riesgo soberano y se depreciaron sus monedas en relación al dólar, indica el informe.

Sobre esa base, prevé que no pueden ser descartados nuevos episodios de deterioro en las condiciones financieras futuras, y que las consecuencias sobre los países dependerán de cuán expuestos se encuentren en términos de sus necesidades y perfiles de financiación externa.

Para Alicia Bárcena “es necesario fortalecer el papel activo de la política fiscal de la región en materia de ingresos y gasto. Es fundamental reducir la elusión y evasión fiscal y los flujos financieros ilícitos”.

Además, “se deben cuidar los perfiles de deuda pública ante la incertidumbre que podría aumentar su costo y niveles”, añadió.

En términos de cifras, la Cepal señaló que en 2018 el crecimiento se debilitó tanto en América del Sur, desde un 0,8 % en 2017 a un 0,6 % este año, como en Centroamérica, Cuba y Haití (3,4 % a 3,2 %).

Te puede interesar: Ramiro Crespo: Las medidas económicas son iguales a las que adoptaba el anterior Régimen 

En el Caribe, la recuperación tras los desastres naturales del 2017 contribuyó a una aceleración del crecimiento, desde un 0,2 % el año pasado a un 1,9 % en 2018.

A nivel de países, los mayores aumentos del PIB (Producto Interior Bruto) corresponden este año a República Dominicana (6,3 %), Antigua y Barbuda (5,3 %), Granada (5,2 %), Bolivia (4,4 %), Panamá (4,2 %), Paraguay (4,2 %) y Chile (3,9 %).

Los más débiles, en tanto, se dan en Jamaica (1,5 %), Haití (1,4 %), Brasil (1,3 %), Cuba (1,1 %), Ecuador (1,0 %).

Las mayores caídas del crecimiento corresponden a Venezuela (-15,0 %), Dominica (-4,4 %) Nicaragua (-4,1 %) y Argentina (-2,6 %).

La Cepal puntualizó que el crecimiento económico regional estuvo liderado por la demanda interna, con leves mejoras de la inversión y las exportaciones.

Para 2019, la Cepal proyecta una dinámica de crecimiento con intensidades distintas entre países y subregiones, con un 3,3 % en América Central (excluido México), del 1,4 % en América del Sur y del 2,1 % en el Caribe.

Por países, el crecimiento sería liderado por la caribeña Dominica (9,0 %), República Dominicana (5,7 %), Panamá (5,6 %), Antigua y Barbuda (4,7 %) y Guyana (4,6 %), en tanto que las mayores economías de la región, Brasil y México, crecerían un 2,0 % y un 2,1 %, respectivamente.

Al otro lado de la balanza, Venezuela se contraería un 10,0 %; Nicaragua un 2,0 % y Argentina un 1,8 %.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM MUNDO