Las reformas al Código de la Democracia disponen la licencia sin sueldo para los asambleístas que buscan la reelección en las elecciones generales del 2021 durante la campaña electoral.

Créditos: El Universo

Las constituciones de 1998 y del 2008 ordenan a los servidores públicos que busquen la reelección consecutiva el goce de una licencia sin sueldo desde la inscripción de las candidaturas hasta un día después de las elecciones.

Esta disposición fue acogida en el Código de la Democracia aprobado en el 2009, aunque en esta normativa de segundo orden se diferenció entre servidores públicos y “dignatarios”, diferencia que no existe en la Constitución del 2008 que califica a las autoridades de elección popular también como servidores públicos.

Aunque con la aprobación del Código de la Democracia en el 2009 ya existía esta obligación tanto para servidores como para “dignatarios”, esta disposición no se aplicó en las elecciones generales del 2009 y tampoco para la elecciones generales del 2013. No se aplicó nunca.

En el 2009, porque el Código fue aprobado ya dentro del año electoral y no se podía aplicar para las elecciones que se realizaron en ese mismo año y, en el 2013, porque existió una reforma electoral previa en el 2012 que volvió a esta licencia, antes obligatoria para los servidores y “dignatarios”, opcional solo para los “dignatarios”.

Así, acogerse o no a la licencia sin sueldo quedó a discreción de cada asambleísta, al punto que varios asambleístas en funciones en el periodo 2013 – 2017 y que fueron a la reelección para el periodo 2017 – 2021, declararon que combinarían la campaña con el trabajo legislativo y así lo hicieron.

Ahora, para las elecciones generales del 2021, se aplicarán las reformas electorales de este año, en las que se volvió a cambiar esta disposición, señalando que: “los dignatarios que opten por la reelección inmediata al mismo cargo deberán hacer uso de licencia sin remuneración desde el inicio de la campaña electoral”.

Vuelve a ser obligatoria la licencia sin sueldo y se aplicará por primera vez, al menos desde la vigencia de la Constitución del 2008, para los asambleístas que buscan la reelección y solo desde el inicio de la campaña, no desde la inscripción de la candidatura.

En el actual periodo legislativo, 38 asambleístas buscan la reelección: catorce por el correísmo, auspiciado por Centro Democrático (CD), nueve por el Partido Social Cristiano (PSC), diez y seis por Creando Oportunidades (CREO), seis por Alianza PAIS (AP), dos por la Izquierda Democrática (ID) y uno por Construye.

Ellos deberán pedir licencia sin sueldo por un poco más de un mes, desde el 31 de diciembre que se inicia la campaña, la que va hasta el 4 de febrero, a tres días de las votaciones que se realizarán el 7 de febrero del 2021. El sueldo de un asambleísta es de $4759 (sin reducciones). Los asambleístas alternos asumen mientras dure la licencia de los titulares.

Fausto Camacho, exvocal del Consejo Nacional Electoral (CNE) y del Observatorio Electoral, señala que las reformas realizadas en este ámbito en el 2012 y en febrero de este año son inconstitucionales y discriminatorias, porque la Constitución señala que la licencia sin sueldo es para todos los servidores públicos, incluidas las autoridades de elección popular, no solo para los servidores públicos que pueden candidatizarse y es desde la inscripción de la candidatura.

“La licencia sin sueldo obligatoria que aprobaron el 2009 nunca se aplicó, lo que aprobaron en el 2012 (licencia sin sueldo opcional) siempre fue inconstitucional, la aprobaron para beneficiarse los correístas y es la que se ha aplicado hasta la elección pasada (…) La reforma (de febrero de este año) sigue siendo inconstitucional, fue aprobada con falta de ética por parte de la Asamblea”, agregó Camacho.

Sin embargo, la asambleísta a la reelección por la Izquierda Democrática (ID) y que votó a favor de las últimas reformas electorales Wilma Andrade (ID)señala que esta reforma no es inconstitucional, que pasó los filtros del Legislativo, el Ejecutivo y tampoco existió una demanda de inconstitucionalidad, y que sí existe una diferencia entre servidores públicos y dignatarios.

Andrade señala que lo que “sí es lamentable” es que los servidores públicos no puedan acogerse a una licencia sin sueldo también desde la campaña que dura alrededor de un mes y tengan que pedir licencia sin sueldo desde la inscripción, lo que implicaría alrededor de cinco meses, con el actual calendario electoral. “Eso limita la participación (…) esos son los temas que habrá que homologar luego, con alguna otra reforma”, agregó.

Al referirse a las elecciones y el trabajo legislativo, en una de sus declaraciones públicas durante su recorrido por varias provincias del país, esta semana, el presidente de la Asamblea y candidato a la reelección en la lista de asambleístas nacionales por Alianza PAIS (AP), César Litardo, hizo un llamado a los asambleístas para que prioricen al país por sobre posiciones políticas o partidistas.

“Frente al próximo proceso electoral, hacemos un llamado para que los asambleístas prioricen al país por sobre posiciones políticas o partidistas. Garantizar el funcionamiento adecuado de la Asamblea”, dijo Litardo, antes de un recorrido por la provincia del Carchi.

Fuente: El Universo – Nota Original: LINK