Se fueron con la bendición de sus familias, ahora todo un país agradecido los recibió. Los jugadores de la Selección Ecuatoriana Sub-20, que se coronó campeona del Sudamericano en Chile, arribaron la noche del lunes 11 de febrero al Ecuador.

Selección Ecuador Sub20 - Federación Ecuatoriana de Fútbol

Desde que salieron por las puertas del arribo internacional del aeropuerto de Tababela, los aficionados que asistieron a verlos no pararon de pedirles fotos y autógrafos. Todos posaron para las selfies y fotos grupales con familias enteras que aguantaron el frío y la lejana distancia de la terminal aeroportuaria para recibirlos con cánticos y banderas.

“Es lo mejor”, dijo el lateral Diego Palacios al referirse sobre el título en Chile. Leonardo Campana se rió tras una sugerencia de que juegue en el Barcelona, pero de España. La copa también llegó al país. Sin embargo, una autoridad del aeropuerto la sacó por un camino alterno, corriendo y custodiado por otro funcionario, para evitar que la gente se abalance por ella. “Dejen ver la copa”, pedía la gente. El abrazo más emotivo lo protagonizó Jorge Célico con su hijo Diego. El niño manifestó que lo extrañaba, pero se sentía orgulloso por lo hecho por su padre.

En medio del tumulto, los gritos de alegria y las cámaras de los celulares, Leo Campana pudo hacer un alto y abrazar a su familia quiteña. Y es que el resto de aficionados, sin ser familiares, sintieron el mismo orgullo que los padres y hermanos de los campeones. El recibimiento se preparó luego de que la selección ganara el primer Sudamericano Sub-20.

Con esto, el equipo dirigido por Jorge Célico logró su clasificación al Mundial de Polonia 2019, así como a los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK