Compartir

Tres cartones contenían las últimas prendas utilizadas por los tres infantes de Marina que fallecieron en Mataje, frontera con Colombia.

El Telégrafo

Los uniformados perdieron la vida en un nuevo atentado atribuido a grupos irregulares de ese país, la tarde de este martes, 20 de marzo de 2018.

En las afueras de la morgue del hospital Divina Providencia de San Lorenzo, cinco militares, un equipo de Criminalística de la Policía, Dinased, y dos fiscales de Esmeraldas, revisaron los cadáveres de los militares abatidos tras la explosión de una bomba mientras realizaban patrullajes.

Tras la revisión, los cuerpos de los fallecidos fueron llevados hasta centro forense de Esmeraldas para la autopsia correspondiente, pasadas las 18:00 de este martes. Los fiscales Gorky Ortiz y Carmen Timarán, tomaron procedimiento para empezar con las investigaciones bajo la dirección de la fiscal provincial Janina Villagómez.

Este nuevo acontecimiento volvió a poner en alerta a los habitantes de San Lorenzo, que llegaron hasta el hospital tras el sonido de las sirenas de las ambulancias cerca de las 13:00. En las afueras de la casa de salud se agolparon decenas de personas cuando se enteraron de lo ocurrido.

Todos querían saber qué pasaba. Una cuadra del hospital fue acordonada por policías mientras llegaban los militares heridos. En la tarde la tensión bajó, pero entre los compañeros de los militares fallecidos había congoja, mientras aguardaban los cuerpos en la parte externa de la morgue.

“Es lamentable lo que está pasando en San Lorenzo”, dijo una de las mujeres llegó a observar el traslado de los cadáveres desde San Lorenzo a Esmeraldas.

Fuente: El Comercio