Alberto Fernández, presidente electo de Argentina, y la futura vicepresidenta, Cristina Fernández, celebraron que cese la "persecución" y la "privación ilegítima de la libertad" del exmandatario brasileño, Lula da Silva.

alberto_fernandez_efe
El mandatario electo de Argentina, Alberto Fernández, envió un mensaje de apoyo a Lula en Twitter. Crédito: EFE

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, y la futura vicepresidenta, Cristina Fernández, celebraron que cese la “persecución” y la “privación ilegítima de la libertad” del exmandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien salió, este viernes 8 de noviembre, de prisión tras una decisión de la Corte Suprema.

Conmueve la fortaleza de Lula para afrontar esta persecución (solo esa definición le cabe al proceso judicial arbitrario al que fue sometido). Su entereza demuestra no solo el compromiso sino la inmensidad de ese hombre”, escribió en Twitter el líder del peronista Frente de Todos, que asumirá la Jefatura de Estado el próximo 10 de diciembre.


El electo mandatario argentino ha reclamado varias veces la libertad de Lula y hasta fue a visitarlo en la cárcel en julio pasado, lo que generó los primeros roces con el actual presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien ya decidió que no viajará a Buenos Aires para su asunción.

Por su parte, Cristina Fernández, que está en Cuba visitando a su hija Florencia Kirchner, quien recibe allí tratamiento médico, también eligió la red social para mostrar su alegría por la liberación de quien gobernara Brasil de 2003 a 2010, con quien mantuvo una estrecha relación cuando ambos eran presidentes.

La también senadora, que está procesada en varias causas por presunta corrupción durante su mandato, hizo referencia al “lawfare”, un concepto usado para definir la supuesta guerra jurídica contra lideres opositores.

“Cesa hoy una de las aberraciones más grandes del Lawfare en Latinoamérica: la privación ilegítima de la libertad del ex Presidente de la República Federativa de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva”, afirmó la futura vicepresidenta.

El expresidente dejó este viernes la cárcel donde cumplía una condena por corrupción desde hacía 1 año y 7 meses, en la ciudad de Curitiba (sur), después de que este jueves el Tribunal Supremo de Brasil determinara que la prisión de una persona condenada antes de que se agoten todos los recursos, como es su caso, es inconstitucional.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo