Compartir

En Notimundo al Día, Luis Espinosa Goded, analista y profesor de la Universidad San Francisco de Quito, explicó la correlación entre los índices de libertad económica y la prosperidad, o decadencia, productiva de un país.

Fotografía retomada de perfil de Facebook.

Libertad y progreso en todas sus formas, dos variables íntimamente relacionadas de acuerdo con Luis Espinosa Goded. El resultado de este vínculo se manifiesta en diferentes escalas: desde lo personal y lo íntimo, hasta lo nacional y macroeconómico. “En un país, cuando la gente tiene libertad económica, lo que generalmente los seres humanos tendemos a hacer es a trabajar, producir, intercambiar; y, además, quedarnos con los frutos de nuestro trabajo, es cuando nosotros producimos más y por tanto creamos más prosperidad para nosotros mismos y, lo que es más importante, para todos los que nos rodean”, indicó.

Así, la riqueza generada se enlaz a un círculo económico que beneficia, directa e indirectamente, al resto de la sociedad, según el analista. Se proyecta en la constitución de empresas y, por tanto, en las plazas de empleo disponibles para quienes las necesitan. “Sin empresas no se puede salir de la pobreza”, afirmó Espinosa Goded, quien evaluó el caso de Ecuador como “dramático”.

“El Socialismo del Siglo XXI, explicó Luis Espinosa, el socialismo per sé, es contrario a la libertad”. El socialismo consiste en la Estado-dependencia y el control; “el socialismo también consiste en que se nos cobra muchos impuestos, por tanto tú no te quedas con los frutos de tu trabajo, sino que los frutos de tu trabajo pasan a depender del estado”, explicó.

A título de los derechos que poseen los seres humanos en reclamar todas sus libertades, incluyendo la económica, Luis Espinosa reflexionó: “De nuestra libertad económica depende nuestra prosperidad y dignidad”.