Compartir

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, negó haber recibido coimas de la constructora Odebrecht y criticó la "imparcialidad" del juez Sérgio Moro, durante su declaración de dos horas en el juicio que se le sigue por corrupción.

El Telégrafo

También desacreditó por “mentiroso, frío y calculador” a su exministro de Economía, Antonio Palocci, preso y que negocia una delación premiada, quien lo acusó de tener un “pacto de sangre” con Odebrecht.

El exmandatario está acusado por el Ministerio Público Federal de la sureña ciudad de Curitiba, de haber tenido a disposición un terreno en Sao Paulo para montar una nueva sede del Instituto Lula, como parte de un acuerdo con Odebrecht a cambio de ocho contratos de la gigante de la construcción con la estatal Petrobras.

Lula ya fue condenado por Moro el mes pasado a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva, al encontrarlo culpable de recibir un apartamento en la playa de Guarujá de la constructora OAS. “La fiscalía no logró vincular a Lula con cualquier ilícito de estos ocho contratos con Petrobras”, dijo el defensor del líder del Partido de los Trabajadores (PT), Cristiano Zanin Martins.

“El Ministerio Público de la Lava Jato está en un camino difícil, buscando a alguien para penalizarme. Hay una caza de brujas”, se quejó Lula, según el video de su declaración. “Palocci vino a mentir aquí en contra de mi para reducir su pena y recuperar su dinero que esteá bloqueado.

Lamento, porque Palocci es un gran cuadro político que hizo mucho por Brasil. Se prestó a un servicio pequeño, inventar mentiras para involucrar a alguien que no cometió crímenes. Imagino a la madre de Palocci, fundadora del PT”, añadió Lula.

Fuente: El Telégrafo