Compartir

En el cantón se han invertido en los últimos 20 años cerca de $ 3.500 millones en obra pública y privada. Uno de los sectores que mayor despunte ha presentado es el inmobiliario. La pesca sigue siendo el eje de su desarrollo.

El Telégrafo

Manta tiene un vínculo natural y de evolución con el mar. Y es el océano la mayor fuente de riqueza de la ciudad puerto que se afianza en el contexto local y del país como uno de los cantones que genera riqueza. En 2015 aportó con el 2,85% al Producto Interno Bruto (PIB) de la nación.

Manabí alcanzó ese mismo año en el contexto nacional el 5,7%, según datos del Banco Central del Ecuador (BCE) Este enclave costerol, ubicado en el centro del perfil litoral de Manabí, cumple hoy 95 años de cantonización.

A lo largo de la línea de costa de Manta, es visible el desarrollo industrial-atunero e inmobiliario de la urbe. De la mano de la actividad pesquera, este cantón ha progresado desde inicios de 1900, comenta Jaime Estrada Bonilla, exalcalde de Manta. El atún es el producto estrella.

En torno a esta especie se establecieron las empacadoras que en la actualidad generan 20.000 plazas de trabajo directas, según datos de la Cámara Ecuatoriana de Industriales y Procesadores de Atún (Ceipa). Para el empresario Estrada, propietario de la empacadora Fish Corp, productos como el café, el cacao y la tagua empezaron dinamizando la economía del puerto manabita.

Una vez que iniciaron las obras portuarias en 1966, comenzó también el nuevo frente de desarrollo que se apuntalaría desde el puerto con el sector pesquero, reseñó el historiador mantense José Elías Sánchez.

Fuente: El Telégrafo