Compartir

El huracán María recorría este jueves el norte de República Dominicana, donde comenzó a causar daños a pesar de haberse degradado a categoría 3, luego de haber dejado a Puerto Rico asolado, incomunicado y sin energía eléctrica.

El Universo

Oscilando entre las categorías 4 y 5, María ha dejado hasta ahora 18 muertos confirmados en su brutal paso por el Caribe: dos en Guadalupe, 15 en Dominica y uno en Puerto Rico.

A Puerto Rico llegó la madrugada del miércoles soplando su furia con vientos de 250 Km/hora y dejó la isla sin electricidad, con las comunicaciones muy disminuidas, casas destrozadas, vías obstruidas por árboles y escombros e inundaciones severas.

El presidente Donald Trump declaró “Zona de Gran Desastre” a Puerto Rico, un territorio autónomo estadounidense, lo cual libera fondos ilimitados de ayuda federal para una isla que desde mayo está en bancarrota.

Y el gobernador Ricardo Rosselló advirtió que “esto se puede poner peor”.

“La parte que provoca más muertes en este tipo de eventos es la lluvia”, explicó, porque la isla aún padece precipitaciones de la cola de María aunque su ojo ya esté kilómetros mar adentro.

“Anticipamos que esto iba a ser el desastre más grande en un siglo en Puerto Rico y efectivamente ha sido así”, añadió Rosselló.

Durante la noche, decenas de familias fueron rescatadas en Toa Baja, un suburbio de la capital San Juan que se inundó cuando un lago se desbordó.

Una residente de esta municipalidad publicó un video que se viralizó, en el que se ve el agua llegar hasta el segundo piso de su edificio. “Estamos pillados, Dios nos cuide, no podemos hacer nada”, dice la mujer sin identificarse.

Un hombre falleció el miércoles en Bayamón (norte), por el golpe de un tablón que salió volando, confirmó a la AFP Yennifer Álvarez, portavoz de la casa de gobierno.

Todavía tengo agua

El jueves las aguas habían bajado en Toa Baja, pero las casas estaban llenas de lodo y los vecinos se habían puesto a limpiar.

Una mujer de unos 20 años que no quiso dar su nombre dijo a la AFP: “Recién ahora fue que el agua bajó, pero me entró a toda la casa. Todavía tengo agua en casa”.

En tanto Ocean Park, una zona turística de San Juan, estaba completamente bajo agua en la mañana. Residentes en los segundos niveles de sus casas contemplaban la inundación mientras otros, en botes y kayaks, verificaban que sus vecinos estuvieran bien.

Varias tiendas fueron saqueadas y no se veía mucha presencia policial, aunque la gobernación informó de una decena de arrestos.

“No puedo creer que después de que hemos ayudado a la gente de otras islas después del huracán Irma, ahora tenemos que lidiar con saqueos aquí”, dijo a la AFP Alex García, uno de los residentes del área que llevaba agua a los atrapados.

El gobierno declaró toque de queda nocturna y extendió hasta el sábado la Ley Seca.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruza, no podía contener las lágrimas cuando dijo a un grupo de periodistas el miércoles: “Nuestra vida como la conocíamos cambió”.

República Dominicana alerta

Mientras tanto, en República Dominicana, el ciclón derribaba árboles y postes de electricidad, dejando unas 140.000 personas sin energía.

A media tarde del jueves, 140.000 personas estaban sin electricidad y más de 1.200 casas han sufrido daños. También se reportaron inundaciones, crecidas de los ríos y el colapso de un puente.

En su boletín de las 18H00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes colocaba a María 140 al noreste de Puerto Plata (norte) con vientos de 195 Km/hora y seguirá viaje hacia el norte, rumbo a Turcos y Caicos.

El gobierno de República Dominicana estaba en alerta máxima y 14.028 personas fueron evacuadas de forma preventiva. Cuatro aeropuertos internacionales fueron cerrados y sólo opera el que sirve a Santo Domingo, la capital.

En Punta Cana, un balneario turístico a unos 200 km de Santo Domingo, algunos trabajadores recogían postes, letreros y botes de basura, en medio de la lluvia, luego de haberse salvado de lo peor de la tormenta.

Unas 10.000 personas se hallaban en albergues en distintos lugares el país.

Desastre en Dominica

Tras su paso por las Antillas Menores, el huracán dejó además dos muertos en Guadalupe y una catástrofe en Dominica, una pequeña isla del Caribe donde se reportaron 15 fallecidos hasta el momento.

“Hasta ahora, hemos enterrado al menos a 15 personas”, declaró el primer ministro, Roosevelt Skerrit, a la televisión de Antigua y Barbuda, un país vecino. Hay también una veintena de personas desaparecidas, dijo.

Skerrit indicó que todas las localidades de Dominica, de 72.000 habitantes, fueron impactadas. “Será un milagro si no tenemos otros muertos”, dijo.

La isla fue golpeada el 18 de septiembre, cuando María estaba en lo máximo de su potencia, en categoría 5. ç

Fuente: El Universo