Compartir

Marilyn Manson volvió a sufrir un infortunio sobre el escenario durante su paso por Houston, Texas. Esta vez el rockero de 49 años se desmayó el pasado sábado durante la cuarta canción de su repertorio.

Manson interpretaba “Sweet Dreams (are made of this)”, canción original de Eurythmics, cuando de pronto se alejó del micrófono, dio unos pasos hacia atrás y cayó al suelo de cunclillas.
Según la prensa local, el artista había prohibido que hubiera fotógrafos y aseguró que estaba enfermo.
Ese día, los termómetros en Houston alcanzaron los 38° y durante el show comentó a la audiencia que sufría “intoxicación por calor”.