Compartir

El premio Nobel de literatura peruano Mario Vargas Llosa visita Guayaquil luego de 50 años. El escritor dijo que la última vez que visitó el Puerto Principal era “una ciudad pequeñita” y se mostró sorprendido de su crecimiento y modernización.

EFE

Durante su visita, Vargas Llosa mantendrá este lunes 12 de noviembre del 2018 un encuentro con el presidente del Ecuador, Lenín Moreno, según confirmó el propio autor, que decidió aceptar la invitación del mandatario.

Previo a la cita, el peruano analizó temas de política ecuatoriana y latinoamericana en una rueda de prensa en un hotel del sector de la avenida a Samborondón.

“Lamento que el presidente Moreno, que ha hecho cosas muy positivas con relación al gobierno anterior, no haya derogado esa ley de prensa que es una vergüenza para el Ecuador”, señaló sobre la ley de comunicación aprobada en el gobierno del expresidentes Rafael Correa. “Es una vergüenza para cualquier país democrático. El Ecuador tendría que abolir una ley que es una negación de la libertad de expresión”.

En la rueda de prensa, el escritor peruano estuvo acompañado por Guillermo Lasso, excandidato presidencial y presidente de la Fundación Ecuador Libre, y por Dora de Ampuero, presidenta del Instituto Ecuatoriano de Economía Política.

“Me alegra mucho que el presidente Moreno se esté alejando de las reformas que hizo Correa, que conviertieron a Ecuador en uno de los países que apoyaba al chavismo y hacía propaganda para el chavismo. Tengo la impresión de que en eso hay una rectificación muy saludable para Ecuador”, sostuvo Vargas Llosa.

El encuentro con la prensa se produjo previo a la conferencia ‘El futuro se piensa hoy’, que el Nobel ofrecerá esta misma tarde (18:30) en el Centro de Convenciones de la Uees, también en Samborondón, a propósito de su más reciente libro, el ensayo ‘La llamada de la tribu’, una cartografía del pensamiento liberal. Atendiendo al tema de las libertades, Vargas Llosa se refirió a las situaciones políticas de países como Venezuela y Brasil.

“Ningún régimen totalitario, creado alrededor de un caudillo, es capaz de resolver los problemas sociales, económicos, crear justicia y extender esos beneficios a las clases más desfavorecidas (…) El sacrificio de la libertad no trae la prosperidad”, dijo.

Sobre Venezuela dijo que el país ha sido destruido sistemáticamente hasta la miseria, cuando potencialmente podría ser el de más altos nivel de vida en el continente. “Venezuela es una dictadura totalitaria y esta clarísimo que el régimen está decidido a quedarse allí aunque tenga que seguir destruyendo las bases mismas de la economía venezolana”, dijo.

También se mostró escéptico frente a la posibilidad de que se pudiera producir una negociación entre gobierno y oposición en Venezuela. “La comunidad internacional es la que debería presionar cada vez de una manera más decidida, resulta y efectiva, para obligar al Gobierno a llamar a elecciones, es el único sistema que puede pacíficamente producir esa transformación de Venezuela”, sostuvo.

Frente el ascenso del ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil, Vargas Llosa se mostró preocupado por las declaraciones “disparatadas y reñidas con la democracia” del nuevo Presidente. Pero dijo que no considera que la victoria de Bolsonaro deba interpretarse como una deriva hacia el fascismo del país más grande de América Latina.

“Lo que ha ocurrido es que el terror de que volviera al poder el partido Trabalhista (Laborista), que trajo algunos beneficios a Brasil sin ninguna duda, pero fue una fuente terrible de corrupción para el país, produjo en los sectores populares indignación y hartazgo”, explicó. Aunque dijo ser señales de que el nuevo Presidente de Brasil respetará la Constitución. “Si Bolsonaro aplicará todas las cosas que anda diciendo por supuesto que habría que manifestarse contra él porque sería otra vez retroceder a Brasil hacia el autoritarismo”, agregó.

Fuente: El Comercio – Nota original: LINK