Compartir

Patricio Salas, secretario ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Empresas de Seguros (FEDESEG), en entrevista exclusiva para Notimundo a la Carta con Marcela Holguín, informó acerca de los reembolsos que han hecho las empresas aseguradoras a las familias y empresas afectadas por el terremoto que se registró el pasado abril.

Notimundo

Patricio Salas, secretario ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Empresas de Seguros (FEDESEG), en entrevista exclusiva para Notimundo a la Carta con Marcela Holguín, informó acerca de los reembolsos que han hecho las empresas aseguradoras a las familias y empresas afectadas por el terremoto que se registró el pasado abril. Salas comentó que dos meses después del sismo se han hecho cerca de 22 000 reclamaciones, “prácticamente el doble de lo que había hasta el mes pasado en donde se manejaban cifras de hasta 12 000 reclamaciones”. Dijo, además, que hasta el momento, de esos 22 000 siniestros, han finalizado su trámite aproximadamente 5 200 reclamaciones, lo que “ha permitido que el sector pueda desembolsar a los beneficiarios de seguros privados aproximadamente 81 millones de dólares”. Puntualizó además, que el 50 % de los siniestros registrados durante el primer mes de ocurrido el terremoto ya han sido finiquitados y liquidados, lo cual es un indicador que las empresas aseguradoras tienen un compromiso para solventar las pérdidas.

 De igual manera, Salas indicó que las empresas aseguradoras estaban conscientes de que el terremoto significó para el país un evento especial y no descarta que la cifra de siniestros aumente. Asimismo, indicó que, acogiéndose a la decisión de la Superintendencia de Compañías de Valores y Seguros y por decisión de las empresas aseguradoras, no existirá un plazo máximo para notificar las pérdidas porque al ser una catástrofe de índole especial, el plazo para realizar cualquier tipo de reclamo deberá extenderse. El funcionario explicó que 90 días después de ocurrido el terremoto, seguirán registrándose pérdidas, ya sean de inmuebles, industriales e incluso de personas fallecidas.

 El funcionario indicó que continuarán finiquitando las 17 000 reclamaciones pendientes, que alcanza un monto de aproximadamente 280 millones de dólares adicionales y que cumplirán con la promesa de pago que tienen pendiente con los asegurados. Dijo también que, luego de este siniestro, existe un mayor interés por la cobertura inmediata y que de ahora en adelante el prevenir forme parte de la cultura ecuatoriana para de esa forma sobrellevar este tipo de eventos sin que causen un mayor impacto.