Compartir

Con la participación de personal de instituciones públicas y privadas, establecimientos y ciudadanía en general se realizó esta mañana en Manta el ejercicio de simulacro de evacuación por tsunami, organizado por el Gobierno local y la Secretaría de Gestión de Riesgo. Las sirenas del Sistema de Alerta Temprana fueron activadas desde el ECU-911 alrededor de las 09:30.

El Telégrafo

En el mercado de Los Esteros, ante el sonido de alerta, los comerciantes y ciudadanos que previamente recibieron una inducción de la SGR comenzaron a evacuar llevando los brazos sobre la cabeza.

La vicepresidenta de la República (e), María Alejandra Vicuña (que se encontraba en el patio de comidas), junto al alcalde Jorge Zambrano, y el gobernador Fabricio Díaz, fueron los primeros en salir del lugar. Vicuña resaltó la importancia de realizar este tipo de ejercicios, en especial para que la ciudadanía esté preparada ante cualquier emergencia.

Manuel Barberán, director de Gestión de Riesgo del GAD, dijo que en este día participaron más de 7.500 personas en el ejercicio, que fueron a concentrarse a los puntos seguros, hasta que se levantó la alerta de tsunami, alrededor de las 10:00.

El Alcalde explicó que el evento fue previamente planificado y se hizo en coordinación con entidades públicas y privadas y especialmente bomberos, SGR y ECU-911. Indicó que en un caso que se diera una ola, esta sería máximo de 15 metros y que el 80% de Manta es zona segura. Puso como ejemplo que por el sector del hotel Oro Verde (cerca al mar), donde hay varios edificios, se encuentran sobre el nivel de peligro.

Entre las instituciones que participaron del ejercicio está Autoridad Portuaria de Manta. Se incluyeron 60 personas desde este punto (en la avenida Malecón).

La ruta que siguieron fue subir por la calle 19 y avanzaron hasta el Velboni, en zona alta. Hasta llegar al sitio seguro se hicieron 6 minutos. El gerente de APM, José David Recalde, llegó hasta el punto seguro del parque frente al restaurante Mamma Rosa (16 minutos de caminata); en ese punto reunió a su personal, a quienes les indicó que hay que convivir con el riesgo. “Es importante que se hagan este tipo de simulacros, es un proceso de aprendizaje”.

Carmen Mendoza, comerciante, que tiene una tienda en la calle 25 y avenida Flavio Reyes, destacó que es necesario cambiar el punto de encuentro en el parque de Mamma Rosa porque le parece que está cerca del mar. “Yo en caso de un tsunami correría por la calle 25 hacia arriba”, resaltó.

Fuente: El Telégrafo