Compartir

Más de ocho millones de argentinos viven en un nivel de pobreza estructural profunda, según un estudio de la Universidad Católica, que difunde este lunes el diario La Nación.

Agencia Andes

El Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de ese centro de altos estudios consideró siete indicadores primordiales para la medición como la seguridad alimentaria, la cobertura de salud, los servicios básicos como conexión a la red de agua corriente, vivienda digna y recursos educativos, afiliación al sistema de seguridad social y acceso a las comunicaciones y a la información.

El estudio arrojó que de los siete pilares fundamentales para medir estas cifras, al menos esa cantidad de argentinos no tuvieron acceso a tres de ellos.

Titulado ‘Hacia una erradicación de la pobreza, dimensiones de la pobreza y la importancia de su medición multifactorial. Argentina urbana 2010-2016’, el informe muestra con otros métodos cuáles son los niveles de pobreza en esta nación austral. Uno es el de Oxford Poverty & Human Development (OPHI): enfoque basado en carencias (no evalúa ingresos) y el del Consejo Nacional de Evaluación de Políticas de Desarrollo Social de México (Coneval).

En el caso de la inseguridad alimentaria, por ejemplo, afecta a seis millones de personas. ‘Uno de cada 10 hogares no tiene los recursos para alimentar a toda su familia’, apuntó el investigador de la ODSA, Agustín Salvia.

En marzo último la UCA había informado en otro estudio que en el último año la pobreza escaló un 32,9 % en el país, afectando a 1,5 millones de personas más.

Según La Nación, la pobreza multidimensional en 2016 tuvo valores muy similares a los de 2014 y se pregunta qué pasó en 2015, ya que tras una mejora pasajera en ese año, la situación volvió a agravarse.

“En términos económicos fue mejor, seguramente porque fue un año electoral”, señaló Agustín Salvia, investigador responsable del ODSA.

Añadió que “el Estado puso mucho dinero en circulación a través de programas sociales. Hubo una inyección de dinero, es cierto, pero la pregunta es si eso es sostenible. El 2015 fue mejor entonces, a mi juicio, de manera ficticia, vía emisión o gasto público insostenible”.

Todavía estamos viendo si este gobierno va a lograr una mejora de la pobreza de manera sostenible”, apuntó Salvia.

Fuente: Agencia Andes