Compartir

El presidente de la República, Lenín Moreno, y el frente Económico se están tomando más días para afinar el veto parcial a la Ley de Fomento Productivo, que en primera instancia se había anunciado para el martes pasado. El proyecto, enviado con carácter de urgente por el propio Ejecutivo el 24 de mayo, fue aprobado el 21 de julio por la Asamblea, con 73 votos favorables. Sin embargo, se hicieron una serie de cambios que ahora el Gobierno está revisando.

Secom

El ministro de Finanzas, Richard Martínez, había anunciado que el martes llegaría el veto a la Asamblea, y que este estaría dirigido a mejorar temas que tienen que ver con las reglas macrofiscales y el fondo de estabilización. Ayer el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, dijo que el veto se entregará la próxima semana.

Sobre el tema, el asambleísta Henry Kronfle (PSC) de la Comisión de Desarrollo Económico, que trató la ley, y también ha sido representante empresarial, dijo estar muy preocupado por la demora y aseguró que esto genera gran incertidumbre en los sectores internacionales y productivos.

De acuerdo con la Ley de la Función Legislativa, tras la aprobación del proyecto por parte de la Asamblea, el Ejecutivo tiene 30 días para sancionar u objetar la norma. Al momento ya han pasado 21 días.