Compartir

La Justicia de Ecuador inició un proceso legal por los presuntos delitos de secuestro y violación al ecuatoriano William G., quien llevó a la fuerza a una menor de 12 años de edad que fue rescatada este domingo 14 de octubre en una localidad fronteriza de Colombia.

Twitter Ministerio del Interior

En rueda de prensa, el gobernador de la provincia de Sucumbíos, Robert Gallegos, destacó el nivel de coordinación entre las autoridades ecuatorianas y colombianas que se desarrollaron durante cuatro meses para dar con el paradero de la menor Gisela C.

Álex Reina, jefe distrital de la Policía en Sucumbíos, confirmó que tanto el presunto raptor como la menor fueron localizados en la vereda colombiana El Empalme, por lo que se desarrolló a las 13:00 de este domingo un operativo por parte del equipo Gaula, de la Policía colombiana en colaboración con agentes de la Unidad Antisecuestros (Unase) de la Policía de Ecuador.

Lee también: Niña secuestrada en Sucumbíos en junio fue rescatada en Colombia

El detenido así como la menor fueron llevados al puente internacional San Miguel donde fueron entregados a las autoridades ecuatorianas.

La menor fue trasladada a una casa de salud de Lago Agrio, debido a que presenta un embarazo de 8 meses y medio. Allí permanece bajo custodia de las autoridades y familiares.

Mientras tanto, el presunto secuestrador fue trasladado al Centro de Detención de Sucumbíos, donde permanecerá mientras se desarrolla los procesos en su contra.

El gobernador de Sucumbíos subrayó que la difusión roja de Interpol facilitó las tareas de investigación y rastreo del sujeto ahora aprehendido.

La menor fue sacada a la fuerza de su escuela el 12 de junio pasado, en Cascales, provincia de Sucumbíos, cerca de la frontera con Colombia, por sujetos vestidos con uniformes militares.

La ministra del Interior, María Paula Romo, destacó también el trabajo coordinado entre las policías y fiscalías de los dos países. Indicó que la menor está bajo el programa de protección de víctimas y testigos de la Fiscalía.

Fuente: El Telégrafo – Nota original: LINK