Compartir

Mientras la búsqueda de sobrevivientes entre los escombros continuaba ayer, México agradeció la ayuda internacional recibida tras los dos terremotos de las últimas dos semanas.

CNN

“La ayuda puede significar la diferencia entre la vida y la muerte de muchas personas”, afirmó el canciller mexicano, Luis Videgaray, en la ONU.

El diplomático informó que hasta la tarde de ayer se reportaron 273 muertes por el terremoto de magnitud 7,1 del pasado martes. Agregó que se había rescatado con vida a 51 personas de entre los escombros de edificios.

Videgaray resaltó la celeridad con que numerosos países enviaron ayuda. Panamá y El Salvador fueron dos de los primeros que colaboraron. También Israel y Japón. Destacó asimismo el aporte de Chile y EE.UU. Ecuador y Colombia también enviaron a expertos.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, estuvo ayer en Puebla, otra ciudad afectada. Explicó que en Chiapas y Oaxaca se realiza un censo para cuantificar los daños por otro temblor que también cimbró al país el pasado 7 de septiembre y que ahora los esfuerzos por detectar nuevas afectaciones están por comenzar.