Por “razones humanitarias”, México concedió carnet de refugiado al exsuperintendente de Comunicación Carlos Ochoa, hasta agosto 2020. Él fue llamado a juicio en Ecuador por presunta falsificación ideológica pero se encontraba con asilo político en Bolivia.

Debido a que el delito de falsificación ideológica no puede ser juzgado en ausencia, la etapa de juzgamiento contra Ochoa quedó interrumpida. Créditos: Twitter

Días antes de que Ochoa salga de Ecuador, la entonces fiscal general Ruth Palacios le formuló cargos, el 24 de enero pasado, por el delito de falsificación y uso de documento falso, pero finalmente lo acusó en calidad de autor del delito de falsificación ideológica al exsuperintendente de Comunicación del gobierno de Rafael Correa.

El 20 de marzo pasado, el juez Marco Rodríguez, de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), resolvió llamarlo a juicio en calidad de autor del delito de falsificación ideológica

“Para este juzgador existen graves y fundadas presunciones relativas a que el procesado Carlos Ochoa, en su calidad de Superintendente de Comunicación (Supercom), había adulterado y modificado el sentido de un documento público establecido por la ley”, dijo Rodríguez al momento de emitir el auto de llamamiento a juicio.

La fiscal Palacios exigió al juez Marco Rodríguez que se insista en el pedido de extradición a Interpol (Policía Internacional, por sus siglas en inglés) para que sea traído a Ecuador desde Bolivia.

El documento emitido por el Gobierno de Estados Unidos Mexicanos, Secretaría de Gobernación y el Instituto Nacional de Migración señala que la fecha de vencimiento del mismo es el 4 de agosto de 2020. “Este documento acredita situación migratoria regular en México y permite entradas y salidas múltiples”, refiere el registro oficial.

Al momento, los asambleístas de la Revolución Ciudadana Gabriela Rivadeneira, Soledad Buendía, Carlos Viteri y Luis Molina permanecen en la Embajada de México en Quito a donde llegaron pidiendo protección, pues contra ellos -dicen- existe una persecución política. Rivadeneira, Buendía y Viteri se mantienen en esa sede diplomática con sus parejas.

Fuente: El Universo – Nota Original: LINK