Compartir

Miles de migrantes de una caravana que ingresó a México el sábado permanecen este lunes 22 de agosto de 2018 en parques y plazas de la ciudad mexicana de Tapachula, en el sur del país, sin definir el rumbo para continuar el viaje hasta Estados Unidos.

EFE

La caravana, compuesta en su mayoría por hondureños, pasó la noche a la intemperie en la plaza central Miguel Hidalgo y el Parque Bicentenario, en Tapachula, a la que llegaron el domingo tras recorrer unos 40 kilómetros desde la fronteriza Ciudad Hidalgo, en el estado de Chiapas. Los migrantes están indocumentados y entre ellos hay mujeres, niños y adultos mayores. Todavía no deciden si recorrerán 45 kilómetros hacia la ciudad de Huixtla o 60 kilómetros hacia Villa Comaltitlán, ambos en Chiapas, constató un periodista de DPA.

También es posible que decidan permanecer hoy en Tapachula debido al cansancio por el recorrido del fin de semana. Entre los migrantes también hay salvadoreños y guatemaltecos. Se desconoce el número exacto de personas que integran la caravana, aunque los organizadores dicen que son 7 500. La caravana salió el 13 de octubre de San Pedro Sula, en Honduras, con unas 1 000 personas que buscaban llegar a Estados Unidos, argumentando que la violencia y el desempelo en su país los obligó a huir. En su camino se les fue sumando más gente. Tras recorrer 650 kilómetros llegaron el viernes al puente fronterizo que une a Guatemala y México.

Hasta el momento, solo 1 028 migrantes de la caravana atendieron el llamado de las autoridades mexicanas de regularizar su ingreso al país, por lo que presentaron solicitudes de refugio, informó la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior). El proceso para acceder al asilo puede tardar hasta tres meses. Mientras tanto, los solicitantes son llevados a albergues. Todavía hay cientos esperando para presentar sus solicitudes en el puente fronterizo entre Ciudad Hidalgo y la guatemalteca Tecún Umán.

Ante la presencia de la caravana, las autoridades de Chiapas suspendieron las clases escolares de hoy y mañana para evitar problemas a los estudiantes.


Fuente: El Comercio Nota Original LINK