Compartir

Un compositor jamaicano demandó el martes a Miley Cyrus por 300 millones de dólares afirmando que el éxito del 2013 "We Can't Stop" es muy parecido a una canción que grabó 25 años antes y que la cantante estadounidense violó sus derechos de autor.

Instagram Oficial

Michael May, quien ocupa el nombre artístico Flourgon, dijo que su canción de 1988 “We Run Things” ha sido uno de los temas “favoritos de los amantes de la música reggae en todo el mundo” desde que alcanzó el número uno en su país, y que cerca de un 50 por ciento de “We Can’t Stop” se deriva de su canción. May acusó a Cyrus y a su sello discográfico de usurpar su material, incluida la frase “We run things. Things no run we”, que ella canta como “We run things.Things don’t run we”. (emol)