Compartir

En los próximos siete meses, el nuevo ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, deberá resolver cuatro problemas en materia fiscal. El principal y más urgente es hallar financiamiento para cubrir las obligaciones que se mantienen con una serie de acreedores.

Agencia Andes

Pero el Fisco también enfrenta un precio del crudo que no termina de estabilizarse y una lenta recuperación de los ingresos tributarios. Además, deberá definir las medidas para cumplir con ofrecimiento de su Gobierno de implantar la austeridad fiscal. De la Torre explicó el lunes 5 de junio del 2017 que solo el déficit -es decir los recursos que se necesitan para cubrir los gastos en este año- asciende a USD 4 558 millones.

A más de ese valor, el Gobierno necesita hallar financiamiento para pagar las obligaciones de deuda, preventas, préstamos con el Banco Central. En total, el Fisco necesita este año entre USD 12 500 millones y 13 000 millones.

El Ministro de Finanzas anunció el lunes, en un conversatorio con medios, que para resolver el déficit fiscal se reducirá el gasto de capital, específicamente la inversión de infraestructura, que consideró como “muy costosa”.

USD 12 500 millones por cubrir

Para llegar a los USD 12 500 millones que se requieren en este año de financiamiento, el Gobierno baraja 10 fuentes, según JP Morgan, cuyos funcionarios estuvieron de visita en el país el mes pasado. Entre esas alternativas están: emisión de bonos, acuerdo por el Campo Sacha, preventas petroleras, entre otros. Conseguir los recursos en medio de una tendencia de bajos precios del crudo puede ser un desafío para un país como Ecuador, cuyo presupuesto depende de esos ingresos.

Lo anterior se ha reflejado en las altas tasas de interés que debe cancelar por deuda, entre el 9,1 y 10,75%. La emisión de USD 2 000 millones en bonos apenas arrancó el Gobierno y el anuncio de que hay espacio para nuevas preventas por hasta USD 2 500 millones hacen prever que se continuará la política de financiamiento del Régimen anterior.

Recorte en producción de crudo sigue

Con el objetivo de estabilizar el precio del crudo, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la cual Ecuador es parte, acordó extender durante nueve meses más el recorte de la producción de petróleo; es decir, hasta marzo del próximo año.

Según el Ministerio de Hidrocarburos, Ecuador debía recortar 26 000 barriles por día y hasta mayo pasado el país ya sacó del mercado 23 000.

El Gobierno ha señalado que esa reducción se compensará con un mayor precio del petróleo, impulsado por el acuerdo petrolero. El país maneja hasta ahora un presupuesto prorrogado; es decir, con un precio del barril de crudo de USD 35. De enero a marzo, el petróleo local se cotizó en USD 44 en promedio. El ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, dijo además que los costos de producción se reducirán.

Revisar los impuestos y recaudar más

La recaudación de impuestos en el 2017 alcanzará USD 13 700 millones. Esta es la meta que anunció a inicios de año el Servicio de Rentas Internas (SRI).

La proyección se basa en una “recuperación de la economía nacional”, según Leonardo Orlando, el titular de la entidad. En los últimos 10 años, el peso de los tributos en el Producto Interno Bruto (PIB) subió cinco puntos; es decir, de 7,1% en el 2007 a 12% en el 2016.

El Gobierno se ha pronunciado abierto a realizar ajustes tributarios para incentivar al sector productivo. Sin embargo, el tema dependerá de los acuerdos que se alcancen en el marco del Consejo Productivo Tributario que convocará el presidente Lenín Moreno. El Jefe de Estado se pronunció abierto al diálogo “para sentar las bases de un trabajo conjunto entre el sector público y privado”.

Una política de austeridad fiscal

El presidente Lenín Moreno, durante su posesión el pasado 24 de mayo, habló de impulsar una política de austeridad fiscal. La primera semana de su administración eliminó seis ministerios coordinadores, que eran organismos encargados de definir las políticas públicas en diversos sectores productivos, políticos y sociales. Pero en términos presupuestarios, la decisión implicará un ahorro de USD 42,7 millones al año.

Los gastos son mayores y se reflejan en las crecientes necesidades de financiamiento que debe hallar el Gobierno para este año. El ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, comentó que esta política de austeridad no tiene que ver únicamente con recorte de personal, sino con ajustes en términos de viáticos, viajes, publicidad, entre otros rubros.

Fuente: El Comercio