El ministro Coordinador de Seguridad, César Navas, confirmó la noche del domingo que no existen mayores afectaciones en las zonas en las que se produjo las réplicas del terremoto del pasado 16 de abril.

El ministro de Seguridad, César Navas, representará al presidente en el Comité de Prevención de Drogas. Foto: Archivo Andes

Tras las dos réplicas que se registraron la noche de este domingo de 5,9 y 6,2 grados en la escala de Richter, con epicentro en la provincia de Esmeraldas, en la costa norte de Ecuador, los servicios básicos como luz y agua, “se encuentran operando con normalidad”.

“No han existido novedades con las represas, tanto el puerto, el aeropuerto y la Refinería tampoco han tenido novedades después de las inspecciones realizadas”, explicó el ministro Navas en una videoconferencia desde el sistema de seguridad ECU-911 de Galápagos, desde donde mantiene reuniones con los Comités de emergencias a nivel nacional.

Además se ha confirmado que va a haber un “repunte” de personas que se trasladen hacia los albergues de Muisne y Chamanga, en la zona sur de la provincia de Esmeraldas, por lo que se ha dispuesto que “se fortalezca la capacidad de todos los albergues”.

Hemos tenido la capacidad logística para tener un backup (reserva) de carpas y de alimentos para poder soportar a las personas que en casos eventuales puedan ser albergadas”, explicó el Navas.

Para mañana está previsto que 350 funcionarios del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) realicen recorridos por las zonas afectadas para realizar inspecciones técnicas en la infraestructura. Según información del ECU-911 hasta el momento no se ha reportado mayores daños en viviendas.

En Esmeraldas la energía eléctrica se ha recuperado en un 80%, y han existido pequeños deslizamientos de tierra en las vías, sin embargo, personal del Ministerio de Transporte se encuentra realizando la limpieza de la calzada.

Además se confirmó que no existen víctimas que lamentar, aunque una persona sufrió fracturas tras una evacuación.

Más temprano el primer mandatario Rafael Correa hizo un llamado a la calma a todos los ecuatorianos y confirmó la suspensión de actividades escolares en las provincias de Esmeraldas y Manabí.