Compartir

Leslie Cofresi comenzó a llorar cuando vio a su personal después de que el huracán María golpeara a Puerto Rico.

CNN

Sin electricidad o agua corriente en sus hogares, los 25 empleados llegaron a ayudar a limpiar el bar, La Factoría, que fue nombrado recientemente uno de los 50 mejores bares del mundo.

Ubicado en el Viejo San Juan, La Factoría también es el lugar en el que se filmó el video musical de la exitosa canción “Despacito”.

Pero casi un mes después del huracán María, el bar más Famoso de Puerto Rico sobrevive por poco. Cerró por dos semanas y los asistentes han sido muy pocos desde su reapertura.

Si Cofresi, el copropietario, no puede tener electricidad pronto, sabe que no podrá mantener a todos sus empleados o incluso convencerlos de permanecer en la isla.

“No sé cuánto más podamos estar así… nuestras operaciones no son sostenibles bajo estas condiciones”, dijo Cofresi, de 35 años. “Gente educada, gente joven, son personas que su primera reacción debe ser ‘Bueno, no tengo empleo’. Están saliendo de la isla ahora en bandadas”.

Cofresi señala dos factores que están paralizando la recuperación de Puerto Rico: muchas personas se enfrentan a prospectos laborales vagos, y algunos simplemente dejan la isla.

Esto es para una isla que, antes de que la golpeara el huracán María, tenía una tasa de desempleo del 10%, más del doble de la tasa nacional, y sufría de un éxodo en curso de trabajadores jóvenes.

El incremento en el desempleo se añade a la miseria de los puertorriqueños. Más del 80% de la isla aún no cuenta con electricidad.

Pitbull, ¿más eficaz en ayudar a Puerto Rico que Trump?

Cerca del 40% de residentes no tienen señal en su celular. Cerca de un tercio de puertorriqueños no cuentan con agua corriente.

Y, para algunos, perder su empleo fue como echar sal en las heridas. Christopher Canales dice que trabajó 13 años como mesero en el hotel Melia, uno de los más lujosos de Puerto Rico.

Pero tres semanas después de que golpeara el huracán María, el Melia corrió a Canales y “la mayoría” de sus 300 empleados, confirmó un portavoz del hotel después de que CNNMoney obtuviera una carta enviada a sus empleados.

Canales repentinamente no tenía empleo, ni electricidad, ni agua. Él y dos de sus cuatro hijos, de 4 y 14 años, fueron a Atlanta para quedarse con su cuñado. Sus otros dos hijos, adolescentes, permanecieron en Puerto Rico con su madre.

Registró a sus hijos menores en escuelas de Atlanta, pero sospecha que se mudarán a Florida en algún momento del año escolar para reunir a la familia completa. Regresar a casa no está en la mira.

“Ahora mismo, no puedo decir que regresaré”, dijo Canales, 37. “Si no tienes un empleo en Puerto Rico, la situación es muy compleja”.

Melia International, la empresa padre del hotel de lujo, que tenía 375 hoteles y 3.300 millones de dólares en ganancias el año pasado, dijo que no tuvo otra opción más que despedir a sus empleados en Puerto Rico.

Un portavoz dijo que la propiedad fue destruida por el huracán María. La empresa espera volver a contratar a sus empleados si pueden volver a abrir en los próximos seis meses. Pero eso depende en gran medida de cuándo regrese la electricidad al hotel.

“Estamos conscientes y muy preocupados por cómo ha afectado esta situación a nuestro personal”, dijo un portavoz de Melia en un correo, añadiendo que dice que no es el único hotel que ha despedido a sus trabajadores.

Aixa Montes, mesera en el restaurante del hotel Melia por 10 años, aún no tiene electricidad en su hogar en Luquillo, a 40 minutos de la capital, San Juan.

Y ahora no tiene empleo. Montes es uno de muchos trabajadores esperando en largas filas para obtener su seguro por desempleo.

“Las filas son enormes en la oficina del Seguro por desempleo. Es horrible”, dijo Montes.

Es difícil obtener estadísticas confiables sobre el problema debido a que la continuada disfuncionalidad de la isla está afectando la recolección de información.

Cofresi, propietario de La Factoría, dice que no ha despedido a ninguno de sus empleados del bar. Él los considera como su familia. Pero se han recortado las horas de todos.

La Factoria opera con un generador y Cofresi está frustrado por que FEMA y el gobierno de Puerto Rico no le han dado ninguna idea sobre cuándo regresará la electricidad.

Teme que la electricidad regrese paulatinamente, edificio por edificio. Él dice que eso podría generar una competencia desleal.

“Será esto en donde el trabajo de tu vida dependerá de tu suerte”, dijo Cofresi. “Si obtienes electricidad antes, sobrevivirás. Si tienes que esperar tres, cuatro meses sin electricidad mientras que otros negocios a tu lado tienen electricidad… no sobrevivirás”.

Algunos clientes están regresando a La Factoría por el trago especial: una mula de lavanda, un giro a la tradicional mula de Moscú. Otros asiduos al bar vienen para reconectar con sus amigos y aclarar su mente, dijo Cofresi. Algunos solo necesitan cargar sus teléfonos para poder comunicarse con su familia.

“Tenemos que empezar a darle a la gente una sensación de normalidad”, dijo Cofresi.

Fuente: CNN en Español