Compartir

Un equipo del Fondo Monetario Internacional (FMI) permanecerá en Quito por unas dos semanas, para llevar a cabo la revisión anual de las cifras económicas del país. Este proceso, que se conoce como Consulta del Artículo IV, arranca este miércoles, 20 de junio del 2018, y se extenderá hasta el 4 de julio del 2018.

Ministerio Finanzas

El ente multilateral informó que la delegación está dirigida por Anna Ivanova, jefa de Misión para Ecuador. Ivanova estuvo en el país en noviembre pasado, cuando una delegación del FMI se reu­nió en una visita protocolaria con el presidente Lenín Moreno, en Carondelet.

“El equipo se reunirá con funcionarios gubernamentales, representantes del sector financiero y empresarial para evaluar las perspectivas y los desafíos que enfrenta el país”, informó el ente a este Diario. Mauricio Pozo, exministro de Finanzas, estará en una de las reuniones con el equipo, prevista para el 2 de julio.

El experto explica que la misión del multilateral se conforma, por lo general, por un grupo de entre cinco y seis técnicos, entre ellos analistas en materias fiscal, monetaria, sector externo y otros. “Ecuador debe mostrar información de su realidad económica. Eso contribuye a mejorar el índice del riesgo país”, dijo el exministro. Un tema positivo es que hace poco Finanzas transparentó las cifras de la deuda, añade Wálter Spurrier, de Análisis Semanal, quien se reunirá el 26 de junio con el equipo del FMI.

Más que el monto de la deuda, el equipo técnico revisará su estructura: plazos e intereses, según Spurrier. La visita puede marcar un nuevo capítulo en las relaciones del país con este multilateral. En el 2007, el Gobierno expulsó al representante del FMI y Banco Mundial del país. Desde entonces, hasta el 2013, se dejó de realizar la Consulta del Artículo IV. En el 2014, y en medio de la necesidad de recurrir al mercado internacional, el Régimen retomó las revisiones.

Esas consultas, sin embargo, no se hicieron ‘in situ’ sino a través de videoconferencias. En el 2015, una misión del FMI llegó a Quito para revisar las cifras del país. Ese es el último informe publicado. El FMI observó, en ese documento, la fuerte dependencia de la economía ecuatoriana al petróleo, que ese año se vio afectada por la caída de los precios del crudo y por el fortalecimiento del dólar.

Además, hizo varias observaciones que ahora se están recogiendo en el proyecto de Ley de Fomento Productivo, que se tramita en la Asamblea. Entre ellas está, por ejemplo, la creación de un fondo de sostenibilidad o ahorro fiscal.

El FMI propuso, hace cuatro años, revertir la política de inyección de recursos que otorgaba el Banco Central al Fisco a través de préstamos de liquidez. Esta propuesta también consta en reforma económica que se tramita en la Asamblea. Además, el FMI había hecho ya un llamado al Gobierno para que desarrolle un plan de contingencia que asegure que el déficit -que el ente proyectaba en el 2015 en el 5,1 % del PIB- se controle a través de un recorte en gastos no prioritarios.

Aunque el actual Gobierno ha recortado la inversión pública y ha anunciado nuevos esfuerzos para reducir el gasto público, los egresos por salarios siguen creciendo. Según datos de la ejecución presupuestaria, el gasto en sueldos creció en USD 131 millones entre enero y mayo del 2018, en comparación con el mismo período del 2017.

En el proyecto de Ley de Fomento Productivo, el Ejecutivo plantea una regla para reducir el gasto durante tres años, hasta tener déficit cero y un equilibrio de cuentas.

Jaime Carrera, secretario del Observatorio de la Política Fiscal, que se reunirá con la misión el 27 de junio, añade otras recomendaciones del multilateral, como incentivos para una mayor participación privada, la contención del crecimiento de la masa salarial y la revisión de los subsidios a los combustibles, que no han sido tomadas en cuenta.

Fuente: El Comercio