El presidente Lenín Moreno recibió a dirigentes de la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE) este lunes 21 de octubre, también estuvieron presentes los ministros de Trabajo, Andrés Madero, y de Finanzas, Richard Martínez.

El encuentro se desarrolló en el proceso de diálogos sobre la reforma laboral que el Ejecutivo mantiene con organizaciones sociales. Créditos: SECOM

Muchas opciones están en la mesa, no como verdades absolutas. Está el diálogo fructífero, franco, sincero, para que dé como resultado la tarea que nos hemos propuesto: cuidar los derechos de los trabajadores”. Esas fueron las palabras con las que el presidente Lenín Moreno recibió a dirigentes de la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE).

Durante la reunión, Moreno enfatizó en que uno de los ejes de su gestión es solucionar el desempleo mediante la convocatoria a encuentros de diálogo con diversos sectores. “Diálogo, no de sordos; diálogo, no de lo que conversemos vamos a un paro”, dijo el primer mandatario, citado en un documento oficial de la Secretaría de Comunicación.

El ministro del Trabajo, Andrés Madero, quien estuvo presente durante el desarrollo del encuentro, indicó que los representantes sindicales pusieron en conocimiento de Moreno y los ministros una serie de propuestas. “Este diálogo va a tener, como resultado, consensos y acuerdos en beneficio de todos los ecuatorianos”.

Edgar Sarango -presidente de la CTE– presentó una propuesta al Ejecutivo referente al entorno nacional. El dirigente señaló que la organización aceptó el llamado al diálogo “conscientes de que la Patria vive situaciones difíciles, que terminaron con grandes convulsiones nacionales”. Asimismo, indicó que los miembros de la CTE ejercieron su derecho a la protesta pacífica en el paro nacional que se inició el pasado 3 de octubre y culminó el domingo 13 de octubre “en apego a lo que dicta la Constitución”.

Asimismo, el primer mandatario se pronunció sobre la situación que vive el sector público. Dijo que “es consciente de la dificultad que atraviesa el sector público debido a que en el gobierno anterior ingresaron 160,000 personas”.

Moreno añadió, además, que “si quieres integrar a gente libre que tenga todos los derechos y que pueda expresarse con libertad, dales contratos definitivos; pero no, (fueron) contratos ocasionales para poder extorsionarlos”, afirmó.

 

Fuente: El Comercio – Nota Original: LINK