Compartir

Cuatro soldados del Ejército peruano fallecieron y otros cinco quedaron heridos hoy durante un entrenamiento que realizaban en una playa del distrito limeño de Magdalena del Mar, informaron hoy fuentes oficiales.

Agencia Andes

Los militares fallecidos, de entre 19 y 20 años, son el sargento segundo Bryan Lizana, el cabo Percy Gálvez y los soldados Miguel Ángel León y Edison Huangal, del batallón de intendencia 511, a cargo del mayor Kliford Rey, informó el Ejército en un comunicado.

Los militares fueron arrastrados por una ola en el momento que habían terminado de realizar una carrera por la playa Marbella, ubicada en la Costa Verde de Lima.

Personal del Ejército, bomberos y ambulancias acudieron a la zona para asistir a las personas rescatadas y posteriormente trasladadas hasta el Hospital Militar de Lima.

Voceros de la municipalidad de Magdalena del Mar señalaron que la zona del accidente está señalizada como no apta para nadar y menos para realizar ejercicios por su peligroso oleaje.

Algunos testigos reportaron a la prensa local que las víctimas estaban corriendo por la playa cuando un grupo de ellos decidió ingresar al mar para refrescarse, momento en el que fueron arrastrados por la bravura del océano Pacífico.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, manifestó hoy en un mensaje publicado en la red social Twitter sus “más sentidas condolencias a las familias de los cuatro miembros del Ejército”.

“He ordenado que el Ministerio de Defensa de Perú aplique todo el peso de la ley sobre los responsables de esta tragedia”, agregó Kuczynski.

El ministro de Defensa, Jorge Nieto, también expresó su pésame por las muertes de los militares y anunció que en su ministerio abrió una investigación para esclarecer los hechos y sancionar “con la mayor severidad posible” a los responsables.

Nieto reveló que ni el entrenamiento ni la carrera por la playa estaban programados “y por lo tanto ahí ya hay una falta y una responsabilidad”.

El ministro comentó que el mayor del Ejército a cargo del entrenamiento es uno de los internados en el Hospital Militar por las lesiones y desgaste sufrido al intentar salvar a sus subordinados.

“El propio mayor estuvo a punto de ahogarse. Intentó rescatar a los muchachos y también sufrió golpes. Los muchachos relatan situaciones dramáticas. Voy a llamar personalmente a las familias para manifestarles lo ocurrido y hacerles llegar nuestro pésame”, indicó Nieto.

Entre las medidas ordenadas por el ministro está requisar los celulares y dispositivos móviles utilizados por los participantes en el improvisado entrenamiento para tomarse fotografías en los momentos previos al accidente.

Fuente: EFE