Compartir

El Municipio de Quito informó hoy de que ha construido un nuevo colector subterráneo en la zona de Río Grande, en el sur de la ciudad, con el fin de permitir el paso de la línea del metro, que se prevé entre en funcionamiento en 2019.

Esa construcción era necesaria debido a que la tuneladora debía atravesar un antiguo colector más pequeño en la misma zona, por lo que la obra permitirá que la máquina perforadora pese a 2,15 metros por encima del nuevo drenaje, informó el Ayuntamiento.

Esta obra, indicó la fuente en un comunicado, recogerá de mejor forma las aguas lluvias y servidas del suroeste de la ciudad, ya que tendrá una mayor capacidad que el antiguo colector, con un diámetro de 4 metros, 4,30 metros de alto y una longitud de 259,54 metros.

La infraestructura está ubicada a una profundidad de 25 metros, con amplias galerías de mayor dimensión que las antiguas, precisa el texto al apuntar que la construcción del metro también implica la ejecución de mejoras en los sectores por donde pasa la línea de transporte.

El Municipio informó de que la construcción del Metro de Quito avanza según un cronograma establecido de la obra que es la infraestructura vial más importante ejecutada en la historia de la ciudad.

Fuente: EFE