Una cepa mutada de COVID-19 que se propagó en granjas de visones en Dinamarca está "muy probablemente" extinta, anunció el jueves el organismo de enfermedades infecciosas del país, el Instituto Estatal del Suero (SSI).

Créditos: El Universo

A principios de noviembre, las autoridades danesas ordenaron la eliminación de todos los visones del paísdespués de que los brotes de COVID-19 se vincularan a algunas de las 1.200 granjas de visones danesas. Hay entre 15 y 17 millones de visones en Dinamarca.

La cepa mutada, conocida como Clúster 5, podría potencialmente debilitar los efectos de una futura vacuna COVID-19, dijeron las autoridades en ese momento, y el principal epidemiólogo del país dijo que en “el peor de los casos, la pandemia se reiniciará, esta vez en Dinamarca”.

El Ministerio de Salud danés dijo en un comunicado de prensa que no se han detectado más casos del Clúster 5 desde el 15 de septiembre, que hasta esa fecha eran 12 infectados de esta cepa, y que ahora se cree que esta variante está extinta.

Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College London, dijo al diario británico The Guardian que “las preocupaciones sobre el Cluster 5 pueden haber sido sobrestimadas en ese momento”, pero eso no significa que la matanza de Dinamarca se concibió erróneamente.

“No, el sacrificio no fue injustificado”, dijo. “Principalmente por la cantidad de visones infectados con COVID-19. La mutación no era realmente la justificación para mí. Era el gran reservorio de visones para la COVID-19. También mencionaría que los visones escapan con regularidad, por lo que no querrás ese riesgo de infectar a la población de animales salvajes, tampoco”.

El miércoles, el ministro de Agricultura y Alimentación de Dinamarca dimitió después de que el gobierno admitiera que no tenía base legal para ordenar el sacrificio de visones. Los partidos de la oposición están pidiendo que la primera ministra Mette Frederiksen haga lo mismo.

Esta decisión ha tenido repercusiones en otros países. En Irlanda, autoridades sanitarias ordenaron a todas las granjas de visones del país que sacrificaran a estos animales, a pesar de que el gobierno irlandés anunció que no se han detectado infecciones de COVID-19 en estas granjas.

Fuente: El Universo – Nota Original: LINK