El Salvador dio el domingo 3 de febrero un giro a la derecha con el triunfo del exalcalde de la capital Nayib Bukele en los comicios presidenciales con más del 53 % de los votos válidos a su favor, tras dos períodos de la izquierda en el poder.

Nayib Bukele_Presidente El Salvador.jgp
Archivo: Nayib Bukele Presidente El Salvador - Créditos: Agencia EFE

Pese a que el recuento de votos no alcanzaba todavía el 100 %, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, reconoció que el triunfo de Bukele es “definitivo” e “irreversible”, cuando faltaban por escrutar poco más del 10 % de los sufragios.

Bukele, empresario de publicidad de 37 años, llegó a estas elecciones de la mano de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), que será el partido oficialista desde el 1 de junio próximo.

“Podemos anunciar con plena certeza que hemos ganado la Presidencia de la República de El Salvador en primera vuelta”, dijo Bukele en una comparecencia ante la prensa en un hotel de la capital, que aprovechó para convocar a sus seguidores a celebrar el triunfo en la plaza Morazán del centro de San Salvador.

El exalcalde capitalino agradeció a todos los salvadoreños que votaron por él y a “todos los que aún están esperando que las actas sean transmitidas a pesar de que el resultado es irreversible”.

El triunfo de Bukele supone una ruptura del bipartidismo que la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) han mantenido durante décadas.

Los datos preliminares del Tribunal Supremo Electoral (TSE), cuyo sitio de difusión de resultados no funcionó y publicó las cifras por las redes sociales, concordaron con las encuestas realizadas durante la campaña y dieron más del 53 % de los votos al exalcalde de la capital.

El candidato del gubernamental FMLN, Hugo Martínez, fue relegado al tercer lugar con 323.702 votos (13,76 %), mientras que el segundo puesto fue para Carlos Calleja, de Arena, con 743.084 (31,59 %), a falta de concluir el escrutinio. Con más del 90 % de los votos escrutados, la peor parte se la llevó el candidato del partido de reciente formación Vamos, Josué Alvarado, con apenas el 0,81 de los sufragios.

Estos resultados, que deben ser ratificados en un escrutinio final, significan el segundo declive electoral en menos de un año para el FMLN.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK