Compartir

El delantero estrella de la Seleçao Neymar dejó cojeando la práctica de este martes en Sochi, tras volver a sentir dolor en el tobillo derecho por los golpes recibidos ante Suiza, aunque volverá a entrenarse normalmente el miércoles, informó la Confederación Brasileña (CBF).

Shutterstock

“No se retiró por dolor en el pie [operado], sino en el tobillo derecho a causa de la cantidad de faltas recibidas y se entrenará mañana normalmente”, aseguró el portavoz de prensa de la CBF, Vinicius Rodríguez, por lo que Neymar no corre riesgo de perderse el segundo partido de Brasil en su llave, que será este viernes (07:00 de Ecuador) ante Costa Rica.

“Como se quejó de dolores en esa región, la parte médica resolvió devolverlo a fisioterapia y tratarlo un día más, por lo que mañana entrenará normalmente”, añadió el portavoz, subrayando de nuevo que la zona afectaba no era el pie que le tuvo tres meses de baja.

Hasta que salió del campo, unos 20 minutos después de iniciada la sesión, el atacante se había mostrado muy alegre y bromista en la práctica que suponía su vuelta a la cancha desde el decepcionante empate del debut ante Suiza.

El lunes se había quedado en el gimnasio junto a Thiago Silva y Paulinho, haciendo una sesión de fisioterapia.

En el estreno del domingo se vio a un Neymar todavía a medio gas, que se resintió en varias ocasiones de dolores en la región del pie derecho, el mismo del que fue operado a comienzos de marzo y que le forzó al mayor parón de su carrera.

La férrea defensa suiza, que se saldó con un récord de diez faltas sobre el delantero -la mayor cantidad sufrida por un mismo jugador en un partido de una Copa desde hace dos décadas-, le dejó la zona resentida, como él mismo afirmó tras el encuentro.

“Fue por un golpe que me dieron, pero no es nada grave, nada preocupante. En cuanto se enfría, duele un poco”, dijo entonces.