Compartir

La oposición y comunidad internacional no reconocen triunfo del presidente venezolano en las elecciones de mayo. Opositores serán acusados de traición a la patria.

EFE

2025 es el año fijado para que cierre el segundo mandato del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Se trata de un sexenio que nace marcado por el rechazo de la comunidad internacional y un conflicto social interno caracterizado por una crisis económica sin precedentes.

La polarización condujo a una grave crisis institucional, que se evidenciará hoy, a las 14:00 GMT, cuando Maduro jure su nuevo mandato ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y no en la Asamblea Nacional (AN, de mayoría opositora), el escenario natural de esa ceremonia, que está en desacato desde 2016,  por ende, sus actos son nulos.

Así lo explicó Diosdado Cabello, presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que funciona como un suprapoder desde 2017.

Sin embargo, los constitucionalistas tienen posiciones divergentes sobre cómo considerar esta juramentación.

El analista Juan Rafalli estima que desde hoy se producirá una usurpación del cargo de la Presidencia de la República por parte de Maduro. “Hubo una ruptura del orden constitucional y, en consecuencia, se producirá una usurpación de funciones cuando Maduro juramente”, indicó Rafalli.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK